Social Media

Unas 5.000 empresas ya utilizan Yammer en España

Escrito por Esther Macías

La red social corporativa de Microsoft va ganando peso en la empresa española, aunque de forma paulatina.

Hace un año y medio Microsoft daba un paso en firme para posicionarse en el ámbito de las redes sociales corporativas mediante una adquisición, la de Yammer, por 1.200 millones de dólares (unos 958 millones de euros). Se trata de una plataforma nacida en 2008 y que, por aquel entonces ya contaba con cinco millones de usuarios en todo el mundo, muchos de ellos pertenecientes a compañías de primera línea. En este año y medio tras la compra, Microsoft ha puesto todas sus energías en potenciar Yammer como parte estratégica de su oferta empresarial. No en vano, el pasado verano anunciaba una inyección de 1.200 millones de dólares para vitaminar la red social y darle un empuje en el ámbito corporativo. Además, Microsoft no solo la ofrece (gratis) como parte de sus paquetes de Office 365, su plataforma de productividad y colaboración en la nube, sino que también comercializa la plataforma por 3 euros al mes por usuario a aquellas empresas que quieran implementarla de forma independiente al resto de productos de la firma de Redmond.

¿El resultado? En la actualidad, unas 200.000 empresas de todo el mundo utilizan Yammer, de las que el 85% pertenece al Fortune 500. En el caso de España el número de empresas usuarias de la plataforma asciende a 5.000, de las que el 80%, afirma Óscar Mozo, responsable de Yammer en la división de Office de Microsoft Ibérica, son grandes corporaciones. Entre los ejemplos facilitados por Microsoft destaca Telefónica, que la está implementando en sus oficinas de todo el mundo como parte de su paquete de Office 365. No obstante, hay más: Adecco, DHL, Meta4 y Cuatrecasas son otras.

Mozo asevera que, a escala mundial, las ventas de Yammer han aumentado un 252% en los últimos tres trimestres aunque el ejecutivo no desglosa qué porcentaje de clientes tiene implementado Yammer de forma gratuita como parte de Office 365 y cuáles lo han contratado directamente por un precio mensual. Aun así, y aunque reconoce que “el de las redes sociales corporativas es aún un mercado incipiente”, se muestra satisfecho con los resultados. Yammer es, además, según los datos que aporta un informe elaborado por Myobserver –encargado, eso sí, a petición de Microsoft– “la red social corporativa más extendida en España, seguida de la plataforma de IBM y de Zyncro”, indica el CEO de la consultora Valentín Hernández.

Claro que IBM y Zyncro no son los únicos competidores a los que Microsoft se enfrenta en esta arena. Jive y Salesforce son, de hecho, las otras empresas más destacadas por Gartner en su cuadrante mágico relativo a redes sociales corporativas. Aunque, según Mozo, la primera no está tan implantada en España y Salesforce tiene un producto “demasiado vinculado a su CRM mientras que el nuestro se integra mejor con otras plataformas”. Lo mismo ocurre con otro jugador que está luchando por posicionarse en este ámbito: SAP, “aunque sigue aún muy ligado a su oferta de ERP”, apostilla Mozo.

¿Por qué conviene implantar una red social corporativa?

Es evidente que las redes sociales han conquistado el corazón de los usuarios finales, especialmente Twitter y Facebook, pero ¿por qué es necesario desplegar una red social en las empresas? Hernández, de Myobserver, resalta tres tipos de beneficios: “Uno empresarial, ya que mejora los resultados económicos, la eficiencia de la compañía, la productividad de la plantilla y la rentabilidad. Otro está relacionado con las personas, a las que se puede conocer mejor en el marco de la empresa. Finalmente, disponer de una plataforma de este tipo potencia el sentimiento de pertenencia no solo a la empresa sino a un equipo en concreto con las ventajas que eso trae consigo”.

Mozo incide en estos aspectos: “Las redes sociales corporativas mejoran el compromiso de los empleados, aumentan la colaboración entre grupos de distintos departamentos, incrementan la productividad de la plantilla que, según el informe The social economy de Mckinsey crece en torno a un 20-25% gracias a su uso, el negocio se agiliza y se crea una organización conectada en la que se logra la inmediatez en las comunicaciones importantes. De hecho, gracias al empleo de estas plataformas, el tiempo que invierten los empleados en buscar información se reduce en un 35%. Además, se socializa la organización y se rompen las barreras jerárquicas dentro de ésta. Por último, mejoran también las relaciones con clientes y socios al poder establecer una comunicación más directa con éstos”.

Algunas barreras

¿Qué frena, por tanto, a muchas empresas a instalar este tipo de plataformas? ¿Qué hace que aunque el 45% de los trabajadores españoles piensen que harían mejor su trabajo con una red social corporativa –según un estudio realizado por Ipsos este verano para Microsoft Ibérica– un 42% indique que sus equipos directivos subestiman el valor de estas plataformas?

Hernández resalta en especial el cambio cultural que traen consigo en la forma de trabajar, ya que, asevera, “el precio no suele ser una barrera de entrada”. Que estas plataformas se integren fácilmente con el resto de soluciones de la empresa y que su conectividad sea la adecuada son dos aspectos claves para el aumento en el despliegue de las redes sociales corporativas, según este portavoz.

En cuanto al principal uso que se hace de éstas, según los datos del informe elaborado por Myobserver, el principal es la gestión de proyectos y equipos de trabajo (43%); seguido de la mejora en la comunicación (22%), la colaboración (17%) y la información.

foto cc Robert Scoble

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.