Social Media

Una exagente de la CIA quiere comprar Twitter… ¡para expulsar a Donald Trump!

donald-trump-iphone-costaria-dos-mil-euros

Una campaña de crowdfunding, liderada por una antigua agente secreta, quiere gastar 1.000 millones de dólares en acciones de Twitter con el único fin de echar a Donald Trump.

Decir que Donald Trump gobierna más a base de tuits que de decretos no escapa mucho a la realidad. Su actividad en esta popular red social, en la que muestra una de sus múltiples caras psicóticas, ha llegado a tal punto que varias de sus polémicas de mayor calado -tanto a escala local como internacional- han tenido a sus locas publicaciones como protagonistas: desde inventarse atentados en Suecia hasta insultar a oponentes o, simplemente, tuitear palabras sin sentido como ‘covfefe’.

Un reciente estudio demostraba que una inmensa mayoría de ciudadanos de Estados Unidos están muy decepcionados con la actividad de Trump en Twitter, llegando a temer incluso por la seguridad nacional. Una situación límite que ha motivado una reacción casi tan absurda como la propia existencia del presidente: comprar Twitter con el único fin de expulsar a Donald Trump de por vida.

Eso, al menos, es lo que pretende Valerie Plame Wilson, una exagente encubierta de la CIA que ha lanzado una campaña de crowdfunding con la que financiar una oferta por la totalidad de la compañía neoyorquina. En concreto, esta ilusa pretende captar 1.000 millones de dólares… de los que apenas ha logrado sumar 11.000 dólares (actualizado a las 21h del 23/08/2017).

En el tuit con que dio comienzo a su particular aventura, Wilson defendió que “si los ejecutivos de Twitter no acaban con la violencia y el odio de Trump, entonces depende de nosotros. #BuyTwitter #BanTrump”. Con más detalle, ya en la página de la plataforma GoFundMe, la antigua agente secreta asegura que los tuits del presidente de cabellos dorados “dañan al país y ponen a las personas en peligro”.

¿Qué hará Donald Trump con su cuenta de Twitter?

Es más que probable que la campaña de financiación acabe en nada pero, incluso aunque lograran su meta, esos 1.000 millones de dólares no llegarían para hacerse con la totalidad de Twitter. La propia Valerie Wilson admite esta posibilidad y afirma que su misión en todo caso es lograr “una participación de control en la compañía”. Pero eso tampoco es realista: una participación mayoritaria en Twitter se cotiza actualmente en unos 6.000 millones de dólares.

Lo que sí lograrían Wilson y el resto de ciudadanos (apenas 317 en estos momentos) que apoyan esta propuesta es convertirse en el accionista más grande de Twitter, lo que supondría una participación lo suficientemente significativa como para defender la expulsión de Trump ante la junta anual de accionistas de la compañía.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.