Twitter también quiso comprar Instagram

instagramInstagram se ha convertido, tras la fulminante y millonaria compra por parte de Facebook, en la historia de éxito que todo el mundo quiere escuchar sobre cómo hacerse rico rápidamente – y con un producto muy interesante y simple -en el nuevo mundo de las aplicaciones. La sencilla app de fotografía le ha costado a Facebook 1.000 millones de dólares, en un proceso sobre el que cada vez se están obteniendo más detalles.

Así, y gracias a un completo perfil sobre la trayectoria de la start-up desde que era un simple proyecto de su fundador hasta la venta a Facebook de The New York Times, se ha sabido que el proceso de negociación de la venta fue muy rápido. Kevin Systrom, el CEO de Instagram, mantuvo negociaciones con Mark Zuckerberg, el CEO de Facebook, durante 48 horas. Zuckerberg sacó el talonario, puso sobre la mesa 1.000 millones de dólares y se hizo con la firma.

Con el gesto hizo millonarios a unos cuantos inversores de la joven firma adquirida, como Jack Dorsey, uno de los fundadores de Twitter. A pesar del suculento ingreso en su cuenta corriente, Dorsey es el gran perdedor de este proceso. El directivo fue uno de los primeros inversores en Instagram y una de las personas que ayudó a su popularidad publicando en su perfil de Twitter casi a diario imágenes vía esta app. Su última imagen en Instagram se remonta a hace unos cuantos días, antes de que se anunciase la venta. Ahora Dorsey emplea únicamente la herramienta de publicación de fotos de Twitter.

Este abandono podría no ser más que una forma de mostrar su desencanto: Twitter habría intentando comprar Instagram en los últimos meses y en varias ocasiones mostrando su interés por la aplicación. Sin éxito.

Etiquetas ,

Contenidos Relacionados

Top