Social Media

Twitter no funciona como el cerebro humano y eso debe cambiar, piensa uno de sus accionistas

Twitter pone en marcha un nuevo filtro contra los trolls
Escrito por Redacción TICbeat

Chris Sacca considera que todavía hay muchos internautas que encuentran la red social de los 140 caracteres difícil de entender.

Aunque para muchos sea un desconocido, Chris Sacca presume de poseer más acciones de Twitter que “cualquiera de los trabajadores de la compañía”, y también se declara ferviente usuario de la red social de los 140 caracteres. Sin embargo, no parece del todo satisfecho con la deriva actual de la compañía. Por eso, ha aprovechado la misma semana en la que ésta celebra su junta anual de inversores para lanzar una carta pública, de la que se han hecho eco diversos medios especializados en la que explica qué cree que debería mejorar en la plataforma.

Para Sacca, al igual que para muchos otros, el problema fundamental de Twitter no reside en que carezca de potencial o en que sus ingresos decaigan. Consiste, más bien, en que la compañía no ha sido capaz de “contar su propia historia” con acierto, algo que provoca crisis de confianza periódicas entre los inversores de Wall Street desde su salida a Bolsa y que impide que el crecimiento de su comunidad de usuarios termine de despegar.

Cree el accionista de Twitter que muchos más usuarios se animarían a abrirse una cuenta en la red social o a recuperar ésa que permanece activa desde hace tiempo si la red social fuera capaz de “hacer más entretenidos los tuits, promover más la participación de los usuarios y conseguir que todos éstos se sintieran escuchados”. Sacca aplaude el lavado de cara que Twitter parece haber emprendido en 2015, pero cree que todavía deben hacerse más mejoras.

En su opinión, todavía hay muchos usuarios que consideran que Twitter es una plataforma “difícil de usar”, a la que le tienen cierto respeto, y en la que además no es raro “sentirse solo”. Sacca piensa que muchas de las características de la red social que los usuarios avanzados dominan son precisamente las mismas que complican que los no iniciados se sientan a gusto. “Twitter no funciona como nuestras mentes”, afirma, demoledor, en referencia a la cantidad de ruido que, a su juicio, inunda sus timelines, y al orden cronológico inverso que rige la plataforma. “Es hora de asumir que ni los últimos tuits son siempre los mejores ni solo las cuentas que seguimos son las que publican los contenidos más interesantes”, sentencia.

Por supuesto, Sacca no solo tiene críticas y quejas, también tiene algunas sugerencias. Entre las más interesantes, figura la de conceder un mayor protagonismo a la retransmisión de eventos en directo, una, en su opinión, de las grandes bazas de Twitter, que sin embargo pasa en ocasiones inadvertida para quienes no conocen bien el funcionamiento interno de la red social. El inversor también cree que el lanzamiento de aplicaciones standalone o independientes, como hace la mayor competidora de Twitter, Facebook, también ayudaría a hacer más atractivo y sencillo su uso. Para empezar, propone una dedicada únicamente a contenidos noticiosos o informativos.

Muchas de las objeciones de Sacca no son nuevas para la compañía. De hecho, su propio equipo directivo ya ha reconocido públicamente en alguna ocasión que debería implementar alguna forma de separar la señal del ruido en su plataforma. Así lo hicieron Anthony Noto, cuando se planteó la introducción de un algoritmo en Twitter, y Dick Costolo, cuando imaginó un Twitter que fuera capaz de rebobinarse.

Foto cc: Robert Scoble

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.