Twitter continúa con la defensa de uno de sus usuarios

Twitter usuario Malcolm Harris defensaEn mayo de este año, Twitter presentó una moción ante un tribunal de Nueva York para anular una orden en la que se pedía a la red social que entregase información sobre un usuario, Malcolm Harris. Tanto la compañía como diversas organizaciones de defensa de los derechos en la Red apelaron una nueva decisión de la corte.

En el primer caso, el tribunal consideraba que Harris no tenía derecho a cuestionar la citación, pues la información solicitada no le pertenecía a él, sino a la red social. La compañía presentó una moción en la que explicaba que eso contradecía sus términos de servicio.

Sin embargo, la corte neoyorquina denegó la moción de Twitter, por lo que la compañía acudió a un Tribunal de Apelación. La decisión apelada, tomada en junio, volvía a exigir a Twitter información sobre las comunicaciones de Malcolm Harris (@destructuremal), que tomó parte en las protestas de Occupy Wall Street.

Según explica la compañía en el documento presentado (PDF), “los usuarios de Twitter poseen sus tweets y deberían tener el derecho de combatir peticiones gubernamentales sin validez legal“. Además, recuerdan que hay precedentes en los que “individuos cuyos derechos constitucionales están implicados en una citación gubernamental a un tercero pueden cuestionar la petición”.

Por otro lado, consideran que los mensajes enviados en la red social por Harris “están protegidos por la Cuarta Enmienda“, ya que el Gobierno admite que no puede acceder públicamente a los mismos. Esto, explican, indica que el usuario “mantiene unas razonables expectativas de privacidad en estas comunicaciones”.

Es más, aun en el caso de que fuesen públicos, tanto el Tribunal Supremo como el Tribunal de Apelación de Nueva York han dictaminado anteriormente que la información pública que permitiría a las fuerzas del orden “realizar inferencias sobre las ideas y relaciones de un ciudadano” tienen derecho a recibir protección constitucional.

La información solicitada, que Twitter no entregará sin una orden judicial, incluye los tweets enviados desde esa cuenta, pero también las direcciones IP desde las que accedió a la red social durante un período de tres meses, así como la fecha, hora y duración de cada una de las sesiones de Harris, según recoge el blog de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU). Esta organización se ha unido a la defensa de Harris (PDF) y, al igual que otras organizaciones como la EFF, ha alabado la postura de Twitter.

Etiquetas ,

Contenidos Relacionados

Top