Social Media

Twitter cada vez más Facebook y Facebook cada vez más Twitter, ¿por qué?

profiles_flotus
Escrito por Elías Notario

Twitter ha comenzado a desplegar un nuevo diseño en los perfiles con el que los mismos pasan a parecerse a los de Facebook, un movimiento poco comprensible para muchos pero que como verás en este artículo si que tiene lógica

Desde hacía semanas se venía rumoreando sobre la posibilidad de que Twitter implementara un nuevo diseño en los perfiles de los usuarios y finalmente los rumores se han hecho realidad. Y es que ayer mismo la propia compañía enseñó el nuevo diseño de los perfiles que ya ha comenzado a desplegar. Lo hizo a través de un artículo publicado en el blog oficial de la empresa en el que también se desgranaron las principales características del mismo, varias de las cuales recuerdan a las de los actuales diseños de perfil de Facebook.

Por ejemplo, en el nuevo diseño de Twitter tenemos que toda la parte superior cambia y pasa a ser muy parecida a la de los perfiles de Facebook con la implementación de un nuevo encabezado horizontal personalizable que ocupa la pantalla de punta a punta, la reubicación a la parte izquierda del espacio destinado a colocar la foto de perfil (que además crece en tamaño hasta unas dimensiones casi calcadas a las que usa Facebook) o el mover la información/descripción del usuario a la misma posición.

Pero no se queda ahí la cosa. A parte de lo anterior, en el nuevo diseño de los perfiles de Twitter también se muestra una barra horizontal de opciones situada justo debajo del encabezado personalizable como en Facebook, y a eso hay que sumar todas las nuevas funcionalidades que alejan a los timelines un poco más de lo que siempre fueron -simples corrientes de contenido en texto “impresos” en orden cronológico inverso- y los convierten en algo cada vez más parecido a los de Facebook aumentando el peso de lo multimedia dentro de ellos facilitando su visionado -añadieron una pestaña que al picarla da acceso a un timeline en el que sólo aparecen los tweets que llevan imágenes y vídeos- o el de los contenidos más relevantes (en el nuevo diseño los tweets que hayan generado más conversación aparecen un poco más grandes que el resto, otra cosa muy similar a lo que hace Facebook quienes mediante el uso de algoritmos destacan en los perfiles de usuarios determinadas publicaciones sobre otras en base a factores varios).

¿Por qué Twitter y Facebook se parecen cada día más?

Ante lo expuesto la pregunta que muchos se están haciendo es por qué Twitter ha decidido instaurar estos cambios que en conjunto hacen mucho más parecida su plataforma a Facebook en vez de apostar por la diferenciación de su competencia mediante el diseño y las funcionalidades. Existen varias posibles respuestas, siendo las siguientes dos sobre las que existe más consenso.

Por un lado la primera razón sería que para avanzar en el principal objetivo que ahora mismo tiene Twitter, construir un servicio realmente accesible y valioso para todos los segmentos de población y no sólo para los “early adopters”, habrían optado por adoptar aquellos elementos de la apariencia y funcionamiento de Facebook que a todas luces mejor tracción están teniendo entre sus usuarios (y obviamente optan por copiar a Facebook y no a otros porque ellos son los líderes y ya han conseguido lo que Twitter persigue); una homogeneización con las que además reducen la curva de aprendizaje y desdibujan parte de las barreras de entrada ya que muchos de los nuevos usuarios de Twitter ya estarán en Facebook por lo que la red social del pajarito les resultará un entorno amigable por conocido desde el minuto uno evitando así que escapen.

Por el otro en cuanto a los otros giros importantes dados por Twitter, el del aumento del peso de lo multimedia o el de los contenidos más relevantes, se tratan de pasos que les igualan no sólo con Facebook sino también con otras redes sociales, y que a diferencia de lo anterior probablemente dan más que para equipararse a Facebook a causa de que como al resto no les quedó otra opción porque es bien sabido que los grandes volúmenes de contenidos suponen una fuerte barrera de socialización y facilitar sistemas simples de filtrado e implementar fórmulas de priorización es la única manera de conseguir disminuirlas (gracias a la batería de medidas aplicada los perfiles pasan a ser menos abrumadores y más interesantes, lo que debería llevar a un aumento de las conexiones y actividad entre usuarios).

Homogeneización inevitable

La conclusión última que vale la pena recalcar es que realmente lo que estamos viendo entre Twitter y Facebook es una homogeneización inevitable. Los dos juegan en el mismo campo, los dos tienen metas similares y a lo largo del tiempo a base de prueba y error los dos han ido dando con lo que funciona entre los usuarios a nivel diseño y características y justo debido a eso, que son las cosas que funcionan, terminan copiándose (Facebook también ha adoptado muchos elementos de diseño y de funcionalidad de Twitter que ellos no tenían, y esto no sólo ocurre en redes sociales, pasa lo mismo en muchos otros segmentos, por ejemplo en el comercio electrónico o en el de los teléfonos inteligentes).

Además no sólo la copia de interfaces o características llevan a la homogeneización. A eso hay que sumar que existen tendencias generales, por ejemplo el crecimiento desmesurado de la presencia en la red de material audiovisual, que de una u otra forma ambos se ven obligados a abordar.

“¿Entonces llegará el día en el que Twitter y Facebook serán como dos gotas de agua?” Pues tampoco, porque ya se cuidarán muy mucho los dos de potenciar todo aquello que les diferencia y de no parar de innovar (y siempre habrá aspectos que por la naturaleza de cada uno no pegarán ni con cola en la del otro).

Sobre el autor de este artículo

Elías Notario

Redactor especializado en tecnología e Internet, ahora por @eldiarioes y @ticbeat. Cofundador de la tienda online de regalos desdegaiaconamor.com