Social Media

Tu plan de social media marketing, desde cero

social puzzle
Escrito por Marcos Merino

Diseñar un plan de marketing en redes sociales requiere una serie de pasos que empiezan por el conocimiento de la audiencia y de la dinámica de cada red.

Hace unas semanas, la gente de Buffer (una de las apps de publicación en medios sociales más populares y completas) explicaba en su blog corporativo cuáles deberían ser las claves que marcaran el diseño, paso a paso, de un plan de social media marketing desde cero, abordándolo como un proceso en 6 pasos. Hoy os traemos un resumen de sus consejos.

Seleccionar nuestras redes sociales

Lo primero que debemos tener claro que ninguna red es una copia de otra, por lo que deberemos conocer bien la clase de comunicación que se establece en unas y otras redes, así como el tipo de audiencia que poseen. De este modo, seleccionaremos aquellas que más se ajustan a nuestra organización (o al producto o servicio que ofrecemos), en base a los datos demográficos de las mismas.

Completar nuestros perfiles

“Un perfil completo muestra la profesionalidad, la coherencia de marca, y emite una señal dirigida a los visitantes de que usted va en serio en lo que al engagement respecta”.

Los aspectos más visuales del perfil requieren de mantener una consistencia entre sí: que el avatar de Facebook coincida con el de Twitter, y que la foto de cabecera del perfil de Google+ se asemeje, al menos, al de Linkedin.

La parte más textual de nuestros perfiles (lo que en Twitter suele llamarse ‘bio’), sólo requiere seguir una serie de reglas muy sencillas:

  • Responder antes al “¿Qué he hecho?” que al “¿Quién soy yo?”.
  • Anticiparse a la pregunta que se harán nuestros seguidores potenciales: “¿Qué hay aquí para mí?”.

Dar con el tono adecuado

Para encontrar el lenguaje y la actitud más adecuadas a nuestro público es necesario seguir contestando preguntas:

  • Si nuestra marca fuera una persona… ¿qué personalidad tendría? ¿habría otras marcas con una personalidad similar? ¿por qué?
  • Su nuestra marca fuera una persona… ¿cuál sería su relación con el consumidor? ¿un amigo? ¿un entrenador? ¿un maestro?
  • Y sobre todo… ¿qué queremos que el público piense sobre nuestra marca?

Diseñar una estrategia de publicación

¿Qué publicar? Pues, por ejemplo, imágenes: Twiiter y Facebook cada vez apuestan más por lo visual. En Facebook, por ejemplo, las fotos reciben un 53% más de likes, un 84% más de clicks… y duplican el porcentaje de comentarios.

¿Con qué frecuencia publicar? De nuevo, cada red es un mundo, y conlleva una serie de dinámicas diferenciadas: Mientras Twitter se presta a no menos de 5 publicaciones al día, ésa puede ser la cantidad mínima semanal en Facebook o en Linkedin.

Analizar + Probar + Errar (y vuelta)

Cuanto más escribamos, mejor podremos ajustar en base a nuestra audiencia el contenido, la frecuencia y la calendarización de las publicaciones. Es fundamental, por tanto, hacer uso de las herramientas de analítica que ahora incluyen de serie la mayoría de redes sociales (y si no, buscar herramientas que realicen esa función).

Automatizar… y participar

La pieza final de un plan de marketing implica dos aspectos que podrían parecer contrapuestos:

  • Por una parte, debemos automatizar la publicación de contenidos en las diferentes redes y en los diferentes horarios. Excepto que tengamos que comunicar alguna novedad imprevista, todas las publicaciones deberían quedar programadas a primera hora de la mañana para todo el día. Herramientas como el propio Buffer o Hootsuite son lo que necesitamos en este punto.
  • Pero una vez publicados estos contenidos, nuestra audiencia reacciona y conversa sobre los mismos. El resto de la jornada deberíamos dedicarla al seguimiento (y eventual intervención por nuestra parte) de estas conversaciones. Las herramientas de monitorización de la reputación online pueden ayudarnos a ello.

Imagen | Yoel Ben-Avraham

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.