Trsst: un Twitter silencioso para la era “post-Snowden”

trsst

“Todo lo que hacemos en Internet es recopilado y recolectado para propósitos perversos”. Así de tajantes se muestran los creadores de Trsst, un proyecto de Twitter “silencioso” que acaba de lanzar su propia campaña de crowdfunding en Kickstarter y que pretende ofrecer a sus usuarios la seguridad de que ningún gobierno ni compañía podrá apoderarse de los datos que introduzcan en él.

Aportando una microfinanciación de 12 euros, cualquiera podrá acceder a la beta de Trsst tan pronto como esté lista (sus responsables esperan que sea antes de que termine 2013). El monto total que pretende recaudar la campaña asciende a 48.000 dólares.

El look and feel de Trsst es muy similar al de Twitter, Facebook, Tumblr y demás redes sociales. La diferencia estriba en la protección de la información de sus usuarios. Lo que ellos deciden hacer público permanece, al igual que en las otras redes, público e indexable; pero lo privado, en este caso, lo que equivaldría a los DM (mensajes directos) de Twitter, queda encriptado.

Según explican sus creadores en la web del proyecto de crowdfunding, Trsst será un servicio de lectura de RSS y microblogging cuyos contenidos serán alojados en el servidor trsst.com, aún en construcción, que, además de permitir la encriptación de los contenidos que en él se alojen, estará descentralizado, de forma que no quede bajo la jurisdicción de ningún gobierno concreto.

“La única esperanza que nos queda”, aseguran los responsables de Trsst, “es un sistema de mensajería descentralizado con criptografía que no pueda ser controlado por ningún gobierno y en el que no se necesite la intervención de ninguna gran corporación”.

Como curiosidad, Trsst se ha inspirado, para su funcionamiento, en algunas de las características de la plataforma de dinero virtual Bitcoin.org. Cada cliente del servidor trsst.com genera dos claves aleatorias: una privada y otra pública, la única que podría ser identificada. Además, Trsst generará para cada usuario un monedero de bitcoins, cuyo uso será voluntario.

No es la única iniciativa de este tipo que surge tras el escándalo sobre los métodos de vigilancia de la NSA estadounidense, desatado por las informaciones proporcionadas por el ex agente de la CIA Edward Snowden. La semana pasada cerró Lavabit, el proveedor de email seguro y encriptado del que era usuario Snowden y, casi de forma inmediata, Mega, la compañía de Kim Dotcom, anunciaba que estaba trabajando en un servicio de correo electrónico que volviera a cubrir esa demanda.

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.

Contenidos Relacionados

Top