Trolldor, la lista negra de los trolls de Twitter

1

Dicen sus creadores que todo surgió como un juego interno llamado “la ruleta rusa de Twitter”, que consistía en comprobar que si deslizas aleatoriamente el timeline de Twitter en el móvil, en cualquier punto donde se detenga habrá al menos un mensaje de un usuario contaminante (entendiendo “contaminante” con las actitudes que transitan desde los RT y favs compulsivos, pasando por el mero spam hasta llegar a casos graves -y tristemente de plena actualidad- como amenazas, usurpación de identidad o acoso).

A partir de esa idea nacería el proyecto más tarde conocido como Trolldor: la primera lista negra mundial de trolls en Twitter, totalmente gratuita e impulsada por el objetivo de hacer de Twitter el espacio de contenidos de interés y de respeto al resto de usuarios que debería ser.

La web de Trolldor, que está ya totalmente operativa, proporciona fundamentalmente dos servicios:

  • Por una parte, cualquier usuario de Twitter puede ‘denunciar’ a otro, indicando el motivo por el que lo propone para entrar en la lista negra de trolls. Necesitará haber sido reportado por varios usuarios diferentes antes de aparecer finalmente en el listado de trolls.
  • Por otra, dispone de un buscador de usuarios de Twitter que proporciona estadísticas como la media de tweets por día, proporción RT´s / contenido propio, porcentaje de followers con perfiles básicos (posible indicador de la compra de los mismos), etc. Esto debería permitir anticipar si se trata de un perfil poco respetuoso con los demás.

Pero… ¿en qué puede ampararse exactamente un usuario para denunciar a otro? Pues en esta serie de motivos:

  • Provocación - Usuarios que sólo buscan provocar para divertir… ¿quién no podría citar una docena de éstos?
  • Baboso - Usuarios que llenan a todas horas los timelines con mensajes aduladores hacia sus ídolos (hola, believers, va por vosotras) y colegas. Repórtales para que pillen el mensaje.
  • Retweeter/Favoriter – Usuarios que nunca crean contenido propio y se limitan a retuitear y favear los tuits de los demás. Repórtales para que se animen a mostrar su creatividad.
  • Insulto/Amenaza – El pan nuestro de cada día en Internet. Si reincide, reporta.
  • Identidad falsa – Aquí entrarían los perfiles fake. Esperemos que nadie reporte a @norcoreano…

Y si un usuario es clasificado como troll, ¿quedará para siempre en la lista negra? Desde Trolldor nos señalan que no: “creemos en las segundas oportunidades y el sistema permite mediante petición o disculpa que el usuario pueda salir de la lista”. En realidad esa sería la tercera oportunidad (cuando se acumulan ya seis denuncias), la segunda (a partir de tres denuncias) consiste meramente en darse de alta en Trolldor y en solicitarlo: desaparecerá de la lista negra automáticamente. Pero… ¿y si después de pedir perdón llegan otras tres denuncias nuevas contra un usuario? Ya sólo le salvaría la revisión manual de los administradores del sitio web.

Sin lugar a dudas, todo un servicio público digital que tendría sólo una pequeña pega: funciona sólo con cuentas de Twitter, pero los trolls proliferan por todo Internet. ¿Se ampliará en el futuro la cobertura de Trolldor? Sí: “Estamos ya trabajando en dar soporte a los usuarios de Facebook, en ampliar Trolldor con novedosas funciones y en llegar a acuerdos con conocidas páginas que nos permitan ampliar el marco de protección”. Os mantendremos informados.

Etiquetas ,
Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.

Contenidos Relacionados

Top