Social Media

Social Business, mucho más que una tendencia

social_media_info
Escrito por Autor Invitado

La autora defiende que, en nuestro mundo hiperconectado, dejar el Social Business fuera de la ecuación estratégica no es una opción.

Las redes sociales se han convertido en un fenómeno económico y social arrollador. La gente comparte contenido propio, se une a comunidades virtuales, organiza actividades, pide consejo y comparte experiencias esté donde esté. Este conocimiento colectivo permite aprender rápidamente, actuar con gran fiabilidad e influencia sobre otros de maneras completamente nuevas.

Con el uso de las redes sociales, las interacciones entre personas, líderes y marcas están abiertas a todo el mundo, lo que permite a las empresas tener visibilidad de los sentimientos, actividades y comportamientos de un gran número de personas. El análisis de los datos sociales junto con los datos de negocio tradicional puede aportar un conocimiento que mejore los resultados empresariales. Según los datos recogidos en el último C-Suite Study de IBM, el 65% de los ejecutivos de empresas con capacidades sociales más avanzadas utilizan las herramientas de Social Business para entender los cambios que se producen en el mercado, lo cual puede posibilitar la toma de decisiones acertadas y en el momento adecuado para ganar ventaja competitiva.

También en el propio entorno empresarial se trabaja de forma diferente y cada vez más los empleados participan en actividades sociales internas y externas.  De hecho, el 70% de los ejecutivos consultados en el C-Suite Study considera que el Social Business es una oportunidad para cambiar la forma en que se trabaja dentro de la empresa.

Sin duda, las compañías reconocen la importancia y el potencial del Social Business, pero crear una red de colaboración social es un proceso que requiere involucrarse y tener claros los objetivos para diseñar la estrategia adecuada. Algunos pasos básicos serían:

  • En primer lugar, es necesario tener un ecosistema digital para clientes y empleados. Se puede empezar por los propios empleados desarrollando una plataforma social, integrando redes de colaboración, gestión del conocimiento y herramientas de aprendizaje social con los procesos de negocio. A partir de ahí se puede utilizar un conjunto de herramientas integradas para mejorar la efectividad del marketing y las ventas online, así como programas de fidelización.
  • Es clave utilizar la analítica para extraer conocimiento útil de los datos sociales: impulsar una fuerza de trabajo más proactiva, utilizar el conocimiento para motivar y retener el talento y crear nuevas estrategias para tomar decisiones informadas y basadas en los datos mejora la forma en que interactúan mercados y empleados. Se trata de poner en marcha nuevos procesos que ayuden a entender mejor las características únicas, capacidades y preferencias de los clientes y empleados.
  • Rediseñar el negocio: impulsar que los empleados evolucionen hacia una nueva forma de trabajar, automatizando la adopción de capacidades sociales en el contexto de los procesos de negocio necesario para que el trabajo se lleve a cabo. Todo ello en un entorno cloud y móvil flexible y con los controles de seguridad necesarios para evitar cualquier riesgo.

Conseguir que la estrategia de Social Business prospere en la empresa supone facilitar la colaboración de toda la empresa en todos los niveles, optimizar el talento y la cultura de la fuerza de trabajo compartiendo ideas e información, diseñar e implementar las estrategias sociales, crear experiencias de cliente excepcionales y crear vínculos con ellos. En nuestro mundo hiperconectado, dejar el Social Business fuera de la ecuación estratégica no es una opción, es fundamental para cambiar la forma de trabajar de las empresas y poder estar en contacto con los clientes allá donde estén, estableciendo relaciones beneficiosas.

Social Business, mucho más que una tendenciaLa autora de este artículo es Belén Gancedo, directora soluciones de Social Business y Colaboración de IBM España, Portugal, Grecia e Israel

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado