Social Media

Sin casa ni trabajo, pero con Twitter

unheard new york twitterUnderheard in New York es un proyecto para dar voz a los sin techo mediante Twitter con la idea de que si el resto de la población no los ve y no los escucha no entiende la naturaleza de su situación, simplemente son ignorados. En el año 2010 había en la Ciudad de Nueva York 100.000 personas durmiendo en albergues.

El fenómeno de los homeless o sin techo desafortunadamente se extiende a lo largo la mayoría de las ciudades del mundo. Estas personas se han convertido en parte del paisaje urbano y la mayoría simplemente los ignora cuando los ve en la calle. En los países desarrollados la sociedad se consuela con argumentos paternalistas, sin embargo rara es la vez en la que se les da oportunidad que sean ellos mismos los que analicen su situación o simplemente expresen sus inquietudes.

Underheard in NewYork

El proyecto Underheard in New York consiste en dar a cuatro indigentes un teléfono móvil con acceso a Internet y una cuenta de Twitter. En el blog del proyecto se puede leer lo siguiente:

“En un tiempo en el que la comunicación está muy presente en nuestras vidas, sentimos que era necesario dar voz a la gente que más la necesitaba. Entre enero de 2009 y enero de 2010 el número total de individuos sin hogar en la Ciudad de Nueva York rozó el estimado de 34%”.

La marginalidad y la exclusión social que rodea a este tipo de vida impide que la parte de la población no afectada cree su propio argumento sobre lo que está pasando cada una de estas personas. Sin atender a situaciones personales, sin argumentos y sin justificación. Esta sociedad que cada vez empobrece con más fiereza y rapidez, profundiza en el círculo de la pobreza. “Perdí el trabajo, vendí el coche y después no pude pagar la hipoteca”; es la historia que se repite con demasiada recurrencia en épocas de crisis, pero que las miradas críticas no ven detrás de un cartón de vino o de una lata de cerveza.

unheard new york twitter

La página del proyecto presenta a los cuatro seleccionados y muestra en un pequeño stream sus mensajes más recientes. Cada uno tiene ya entre 1.750 y 2.000 followers que leen sus tweets y que les preguntan, fomentando la conversación bidireccional, más integradora si cabe. Su forma de expresarse refleja sus raíces. Tan solo uno de ellos responde en un inglés correcto.

La iniciativa Underheard in New York va más allá. Además de poner esa voz a gente silenciada, también les regala oídos para que no se sientan ignorados. Pone a dos mundos que hace tiempo fueron separados de nuevo en contacto, para que no se sientan extraños los unos de los otros.

Sobre el autor de este artículo

Edgar Camelo