Social Media

Salman Rushdie gana a Facebook

Salman Rushdie Ahmed Facebook nombre TwitterEl escritor británico Salman Rushdie logró recuperar el que considera su nombre, Salman, después de que Facebook eliminase su cuenta por tratarse de un nombre ‘falso’. Poco después, la red social volvió a poner en funcionamiento la cuenta, pero con el nombre que aparece en el pasaporte del escritor, Ahmed. Rushdie siguió protestando a través de Twitter hasta que recuperó su nombre.

Este caso ha reabierto el debate de la identidad frente al anonimato en Internet. Facebook siempre ha defendido el uso de los nombres reales y en numerosas ocasiones ha cancelado cuentas con seudónimos. Por su parte, Google + comenzó con esta idea, pero más adelante la matizó.

Mientras tanto, Twitter permite crear perfiles sin necesidad de dar un nombre real, pero también da la opción de verificar cuentas. De hecho, esta red social permite la creación de parodias que imitan a personas reales, aunque en algunas ocasiones las ha cerrado.

En el caso de Rushdie, que utilizó Twitter para expresar sus quejas, el cierre se produjo de forma inesperada. Facebook canceló la cuenta porque, según explicaron al escritor, creían que se trataba de un impostor.

Para demostrar que era él quien se encontraba detrás de la cuenta, escaneó su pasaporte y lo envió a la red social. El problema es que el primer nombre que aparece en este documento es Ahmed, a pesar de que nunca lo ha utilizado. Sin embargo, Facebook volvió a activar el perfil como Ahmed Rushdie.

El autor de Hijos de la medianoche continuó expresando su malestar en Twitter, donde llegó a llamar “idiotas” a los responsables de Facebook, de los que no obtenía respuesta. Después, se dedicó a dar ejemplos de famosos y personajes históricos que utilizaban su segundo nombre, como James Paul McCartney, John Edgar Hoover o Francis Scott Fitzgerald.

Mientras tanto, explicó en Facebook que no pensaba volver a utilizar la red social más que para mantener el contacto con sus amigos y familiares (aunque ha vuelto a hacerlo tras solucionarse el problema).

Finalmente, consiguió recuperar el que considera su nombre y Ahmed volvió al pasaporte, “el lugar al que pertenece”, en sus palabras. Por supuesto, también celebró la situación en Twitter, donde bromeó diciendo que una crisis de identidad no es algo gracioso a su edad. Además, agradeció la ayuda a la red social de los 140 caracteres y explicó que desde Facebook se habían disculpado por la situación.

Sobre el autor de este artículo

Guillermo del Palacio