Así se relacionan las empresas con las redes sociales

Las empresas empiezan a ser cada vez más partidarias del llamado social business: sus empleados están cada vez más convencidos de los beneficios que las redes sociales pueden tener para el desempeño de su trabajo, tal y como concluye el informe Social Business: What are companies really doing? que han elaborado Deloitte y la escuela de negocio Massachusets Institute of Technology Sloan Management Review.

La principal ventaja que encuentran los encuestados es la de poder trabajar en red con otras personas de la organización. El otro gran beneficio de las redes sociales en el trabajo es, según los encuestados, que permite que se escuche más la voz de los profesionales dentro de la empresa.

Las empresas consideran que las redes sociales permiten establecer conexiones más eficientes y eficaces entre los miembros de la organización y además posibilitan compartir información interna. El 42% de las compañías considera además que el social media permite relacionarse de forma cercana y eficiente con los clientes, el 38% lo defiende como una muestra del carácter innovador de la firma y un 27% apuesta por las redes sociales como llave para retener el talento.

Aún así, las compañías también saben encontrar puntos negativos en la implantación de las redes sociales. Por una parte, desde dentro de la empresa, apuntan que faltan conocimientos y que pierde en cuestiones de prioridad frente a otros elementos en la lucha contra la competencia. Por otra, desde fuera, se temen los riesgos que pueda entrañar en cuestiones de seguridad y legales.

Poco en empresas medias…

Dos perfiles de empresa emplean de forma masiva las redes sociales.  Las compañías de pequeño tamaño (de menos de 1.000 empleados según el estudio) y las de gran tamaño (más de 1o0.000) son quieres se muestran más interesadas en utilizar las redes sociales. Frente a ellas, las firmas de tamaño medio (las que van entre los 1.001 y los 99.999) apuntan que encuentran un “menor valor añadido” en el social business.

… Y nadie mide

Pero el dato más curioso no es ese: en un mundo obsesionado con el ROI y la medición de gasto hasta el paroxismo, las empresas no miden los resultados de lo que llevan invertido en redes sociales. Las firmas no miden si son realmente efectivas y las que sí lo hacen emplean una métrica muy simple. Sólo cuentan el número de seguidores y si son activos en sus sites.

A pesar de esta ausencia de medición, en el futuro se va a gastar más en redes sociales: los directivos encuestados por Deloitte apuntan que en tres años aumentará un 62% la aplicación de redes sociales en el entorno laboral.

Contenidos Relacionados

Top