Social Media

Recelo en los anunciantes de Facebook ante el potencial uso del historial de navegación

Facebook compra la startup de datos móviles Pryte para su proyecto Internet.org
Escrito por Manuela Astasio

Algunos editores y anunciantes online habrían reprogramado sus webs para no enviar a Facebook lo que consideran que es “demasiada información” sobre sus visitantes.

La relación de los anunciantes y editores online con Facebook es cada vez más poderosa y, por tanto, más compleja, en la línea de las reticencias que genera en los usuarios la privacidad de los datos que maneja la red social.

Wall Street Journal publica un informe en el que afirma que, desde que Facebook anunció que empezaría a utilizar también los datos de la navegación que sus usuarios realizan fuera de su plataforma, algunos sitios web de gran envergadura habrían comenzado a limitar la información que comparten con la red social.

Usualmente, las marcas que se anuncian en Facebook han podido determinar su target en función de los intereses manifestados por los usuarios a través de sus interacciones en la red social, o de las visitas de éstos a sus webs, que sí quedan registradas. El pasado mes de junio, la red social informó de que pronto entrarían también en juego, al principio solo en Estados Unidos, otros datos de la navegación que éstos realizan, como otras de las webs que visitan o las aplicaciones que se descargan.

Dicho anuncio habría despertado preocupación en varias de las webs más conocidas que trabajan con la red de publicidad de Facebook, de la que obtienen la posibilidad de segmentar anuncios por sexo, edad, ubicación y otros aspectos como intereses y aficiones. El director estratégico de Quaero, una compañía que ayuda a canales como ESPN y MSNBC a gestionar los datos de sus clientes online, ha asegurado al rotativo estadounidense que muchos de sus clientes “preferirían no compartir sus datos con Facebook, pero no quieren desaprovechar el tráfico potencial de lectores que la red social les proporciona”.

Cómo funciona

Para compartir sus datos en Facebook –y obtener segmentación por públicos a cambio– los editores deben insertar en sus webs pequeños fragmentos de código de la red social, que están asociados con los botones ‘me gusta’ y ‘compartir’. Facebook, por su parte, instala en los equipos de sus usuarios otra pieza de código que después es capaz de reconocer, extrayendo datos sobre su navegación web, por ejemplo, la que realizan en esos sitios donde está incrustado ese píxel de código.

La compañía Ghostery, que se dedica a la producción de software especializado en la privacidad, y que es capaz de reconocer esa pieza de código que Facebook instala en las webs, asegura que algunos sitios de relevancia, como el del periódico New York Times, el de la plataforma de alquiler de alojamientos particulares AirBnb o el de la marca Abercrombie & Fitch habrían reprogramado sus páginas para enviar menos información a la red social. Dichas compañías, que no han confirmado el extremo, señalan desde Ghostery, habrían modificado el código que insertan en sus webs.

Vivek Vaidya, el cofundador y director tecnológico de Krux Digital, que se mueve en el mismo sector que Quaero, señala que todas las compañías con las que trabaja han expresado, en una u otra medida, su preocupación por los nuevos pasos de Facebook.

¿Demasiada información?

Lo que inquieta a estas compañías y editores que se anuncian y publican en la web no solo tiene que ver con la privacidad de sus usuarios y clientes, sino que, según el Wall Street Journal, se refiere, además, al hecho de que Facebook y los competidores en su negocio que también pertenecen a la red de anunciantes de la red social obtendrían más información sobre su público, tanto existente como potencial, de la que consideran adecuado ceder para sus intereses de negocio. Es decir, que podrían sentir que están revelando demasiados datos a la competencia.

En cualquier caso, desde Facebook han señalado que todavía no han empezado a utilizar los datos de otros sitios web y que, cuando lo hagan, permitirán a los anunciantes que se desvinculen desde este sistema. Aunque ello, claro está, provocará que éstos reciban datos mucho menos segmentados sobre su público. Un portavoz de la red social ha dicho, también, que puede que las webs que hayan modificado su código lo hayan hecho, simplemente, para reducir su tiempo de carga.

Foto cc: MoneyBlogNewz

 

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.