Social Media

Qué hacer si no eres guapo, rico y buen jugador: el engagement en Marketing

Hace un par de semanas escuchábamos esta declaración de Cristiano Ronaldo, jugador del Real Madrid de Fútbol: “Por ser guapo, rico y buen jugador, las personas tienen envidia de mí”. Podemos ir más allá, no sólo tienen envidia, además siguen todo lo que haces. Lo mismo se podría aplicar a otros jugadores como Piqué, Kaká, Xabi Alonso… Y a otros menos guapos, como Puyol o Arbeloa.

No he perdido la cabeza, dentro de poco tendrá sentido…

valor experiencia de cliente valverdeEste artículo es fruto de la colaboración entre Jaime Valverde (@mitus82) y TICbeat. Jaime Valverde es Strategist en Territorio Creativo. Es un apasionado de las nuevas tecnologías y su aplicación al marketing y está especializado en la orientación al cliente y las estrategias para su retención y fidelización, que desarrolla en su blog, MarketingTakeAway.

En muchas ocasiones vemos marcas que llegan a redes sociales como Facebook o Twitter. Algunas tienen bien aprendida la lección y empiezan intentando crear contenidos de calidad o compartiendo contenidos de otros, incluso creando experiencias interesantes, como concursos y/o juegos. ¿Qué se les olvida?

Obviamente se olvidan de las personas, de los que tienen que leerles. Salvo que seamos una marca como Cristiano Ronaldo, tendremos que pensar algo más. ¿Cómo hacemos para que aquello que estamos creando llegue a estas personas a las que queremos impactar? Son aquellas sobre las que queremos crear sentimiento de “engagement”.

Es muy común pensar que nuestra marca es suficientemente potente como para atraer masa suficiente de personas, y que ésta nos permita obtener los resultados de negocio que nos habíamos planteado.  Hay marcas que, con todo mi cariño, no mueven masas. Efectivamente, da igual lo que vendas, si no mueves emociones, no vendrán a ti sin más .

Os propongo algunas estrategias que ayuden a llegar a más personas, en función del nivel de “permissioning” que tenemos por su parte:

1. Acciones intrusivas: Las campañas de email son buenas para comunicar este tipo de estrategias, teniendo en cuenta que son acciones que interrumpen y que debemos diseñar pensando en que el resultado dependerá del volumen que manejemos de base de datos y de cuán atractiva sea la propuesta que enviamos.

Otra opción serían los banners, Adwords y publicidad dentro de redes sociales. Menor impacto que el anterior pero también deberían ser menos interruptivas o intrusivas.

2. Acciones No intrusivas: Diseñar acciones que hagan que otras personas sean las que comuniquen por nosotros nos ayudará a llegar a un mayor volumen de ellas sin molestarles tanto y con un mayor nivel de confianza hacia el emisor del mensaje. El problema, claro está, es tener un volumen inicial de personas que puedan hacer este trabajo por nosotros. Dar un pequeño incentivo será clave para ello.

Seth Godin, en su libro Permission Marketing nos habla sobre esto, cómo es en ocasiones necesario molestar un poco al usuario para finalmente conseguir su permiso. Su propuesta, y como fiel seguidor de sus enseñanzas la mía, es que esa primera interrupción sea agradable y aporte algo nuevo. Conseguiremos que quieran más y un primer paso para atraerles hacia nuestros perfiles o acciones que estemos desarrollando.

No podemos caer en grandes egos ni en mirarnos solo el ombligo. Seamos quien seamos, pensemos en cómo atraer público más allá que por nuestro propio nombre.

Sobre el autor de este artículo

Jaime Valverde

Jaime Valverde es Strategist en Territorio Creativo. Es un apasionado de las nuevas tecnologías y su aplicación al marketing y está especializado en la orientación al cliente y las estrategias para su retención y fidelización, que desarrolla en su blog, MarketingTakeAway.