Social Media

¿Problemas con tweets polémicos? Una aseguradora tiene la solución

seguro tweets twitterDavid Bisbal (1.323.200 followers); Alejandro Sanz (2.054.328 followers); Sergio Ramos (607.477 followers). Son tres ejemplos de personajes populares que se han visto en apuros por escribir tweets comprometidos, poco afortunados e incluso insultantes. Para evitar daños en su imagen, Kiln Group estudia sacar su nueva línea de seguros contra tweets estúpidos. ¿Cómo va a funcionar?

Kiln Group, una aseguradora dependiente de la firma Lloyds, quiere proteger a las compañías de los posibles perjuicios que causa lo que podríamos llamar el “Síndrome de Tweets Tontos”. Cada vez son más las personas con o sin responsabilidad que rompen la política de comunicación, revelan secretos o dan mala imagen de la marca en tan solo 140 caracteres, sin tener en cuenta que todos sus mensajes en Twitter son completamente públicos.

Las grandes compañías que contraten este nuevo seguro pagarán entre 100.000 y 10 millones de dólares para acceder a la cobertura de su marca, aunque habrá tarifas más baratas para otro tipo de asegurados.

Multas de medio millón de dólares

Un ejemplo claro de este síndrome y sus consecuencias con costes monetarios tuvo lugar en 2009, cuando la cantante Courtney Love fue llevada a juicio por un diseñador de moda al que insultó a través de Twitter y de MySpace. Tras la denuncia, el juez condenó a Love a pagarle en torno a medio millón de dólares por ofenderles delante de más de 40.000 followers.

En España, David Bisbal entró en el centro de la polémica por escribir en su timeline de Twitter un mensaje irónico sobre la situación del turismo en Egipto mientras que el país sacaba adelante una revolución política que acabó con la dictadura en el gobierno. No hubo sanción económica ni causa judicial, pero la imagen del cantante fue golpeada.

Twitter es un medio de comunicación, y como cualquier otro, la gente puede provocar daños de imagen en la marca y en la reputación online que acaben en enfrentamientos judiciales. Es el mismo mecanismo que se sigue con cualquier blog, radio o periódico.

Espacios no tan privados

Al tratarse de una red social, en la que el usuarios adquiere cierta cercanía con sus followers y escoge libremente a quien seguir y tiene la opción de bloquear quién le sigue, la sensación de seguridad, de privacidad y de intimidad es mayor que en otros espacios. Sin embargo, la mayoría de los usuarios tienen sus canales abiertos y son públicos, por lo que cualquier insulto o declaración que se enfrente a alguien puede ser utilizada en su contra. Son muchos los casos de trabajadores que han insultado a sus jefes en Twitter o Facebook y que después han sido despedidos o encausados, con resultados variables.

Según City News Toronto, este seguro contra tweets estúpidos tardará unos cinco años en estar disponible para particulares. Es decir, que los personajes públicos como artistas y deportistas van a seguir siendo responsables de sus comentarios a través de la red de microblogging. Pero no así las marcas, promotores o discográficas que les representan.

Sobre el autor de este artículo

admin

Administrador Ticbeat- Pruebas y desarrollo
www.ticbeat.com