Social Media

¿Por qué no hay noticias falsas en LinkedIn?

Escrito por Lara Olmo

Durante las elecciones de Estados Unidos y en días posteriores Facebook se ha llenado de bulos informativos. En cambio LinkedIn no ha dado cobertura a ninguno. Su editor jefe ha explicado por qué.

El negocio de las noticias falsas está trayendo cola. Es un asunto en el que están implicados los sitios web que las publican, pero las redes sociales que las propagan y las plataformas de publicidad que les dan un soporte económico sin el cual no podrían seguir funcionando.

Facebook es una de las redes sociales que más críticas ha cosechado por dar cabida y difundir noticias falsas. Twitter tampoco ha escapado de la quema. ¿Y qué pasa con LinkedIn? la red social profesional ha hecho alarde de su nombre y ha escapado de los bulos informativos. Pero ¿por qué?

El editor ejecutivo de LinkedIn, Daniel Roth, lo tiene claro: los contenidos no los “curan” ni filtran algoritmos, sino redactores de carne y hueso.

El comentario, que lo ha hecho en una entrevista en radio a Recode, hace referencia a la decisión de Facebook de deshacerse de sus editores para tratar de acabar con los rumores de censura e ideología conservadora de los que se le acusaba, para sustituirlos por su algoritmo.

Al margen del factor técnico, está el aspecto conductual de los usuarios de LinkedIn. Las normas no escritas que alguna vez hemos explicado tiene cada red social se manifiestan en este caso cuando los contenidos políticos o que pueden sembrar cierta polémica no son bien recibidos.

Mientras en Twitter una opinión ideológica supone la mecha que enciende una tormenta de comentarios, críticas y “trolleos”, en LinkedIn quien trata de abrir este tipo de debates es frenado por el resto de la comunidad. “Esto no es Facebook; aquí se habla de asuntos profesionales y de negocios“, suele ser el comentario más habitual en estos casos.

Como mucho está “permitido” comentar acerca de leyes o políticas que afecten a los profesionales o a actividades económicas.

Cuando escribes, compartes o comentas algo en LinkedIn, tu jefe, tus empleados o tus futuros socios lo pueden ver, así que la gente tiende a ser mucho más cuidadosa con lo que dicen“, ha añadido Roth.

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.