Social Media

¿Por qué Facebook apuesta por las llamadas de voz?

Por qué Facebook apuesta por las llamadas de voz
Escrito por Manuela Astasio

La red social resucita su ‘app’ móvil Messenger con una funcionalidad de voz mejorada, y se sube así a lo que para muchos ya es la nueva ola de las tecnologías de comunicación.

Lo supimos a finales de la semana pasada: ya podemos realizar llamadas telefónicas a través de Facebook en nuestro móvil. La última versión de la aplicación móvil Facebook Messenger para Android e iOS ha mejorado sus funcionalidades de voz y permite realizar llamadas telefónicas a nuestros contactos si estamos conectados a una red de datos o de WiFi. Facebook cree que la voz vuelve a ser the next big thing.

La red social de Mark Zuckerberg ha dado, así, un paso más allá de la grabación y envío de mensajes de audio, que ya existían en su plataforma y en su antes rival y ahora adquisición WhatsApp, y ha colocado un acceso directo junto al nombre de cada uno de nuestros contactos para que descolguemos nuestros teléfonos y los llamemos. Como informa la página de ayuda de Facebook, esta nueva versión de Messenger llegará también pronto a los dispositivos Windows Phone.

Facebook ha decidido, así, anticiparse a la que promete ser, por increíble que nos resulte, la nueva ola de las tecnologías de comunicación, aprovechándola, de paso, para dar un nuevo empujón a su aplicación Messenger, que muchos daban ya por muerta tras la compra de WhatsApp (de hecho, la versión para equipos de escritorio Windows ha desaparecido). WhatsApp todavía no se ha apuntado a las llamadas por voz, cosa que ya han hecho algunas de sus competidoras, como WeChat y Viber, pero ya lo hemos escuchado alto y claro en los últimos congresos: la voz es el futuro.

La conversación es constante

Es el futuro porque muchas veces sigue resultando, avances aparte, el camino más fácil para la comunicación. Todos hemos experimentado alguna vez esa pereza al disponernos a escribir otro mensaje instantáneo más y hemos preferido llamar a nuestro amigo, y todos hemos decidido, también, que era más fácil resolver algunos asuntos laborales por teléfono que con una cadena de veinte correos electrónicos.

A ello hay que sumar que nuestra interacción evoluciona hacia la máxima naturalización posible del lenguaje. Estamos empezando a hablar con Google casi de la misma forma en que lo haríamos con un humano, sustituyendo las palabras clave de búsqueda por preguntas con sentido semántico, y los comandos de voz cobran, también, cada vez más protagonismo en los sistemas operativos móviles, especialmente desde la llegada de los wearable. La conversación es constante.

Por último, no hay que olvidar para qué sirven y han servido siempre los teléfonos: para hablar. Su conversión a objetos “conectados” no excluye el hecho de que el que se está convirtiendo en el dispositivo protagonista de nuestra vida diaria tiene un altavoz y un micrófono para que nos comuniquemos oralmente con los demás. Sería un error desaprovechar esa característica.

Adelantarse al futuro

¿Cuál debería ser la especialidad de una red social que tiene 1.200 millones de usuarios? Apropiarse de cada next big thing que se cruce en su camino. Eso es lo que Facebook ha intentado hacer con cada uno de sus últimos movimientos y adquisiciones: adelantar posiciones en el que considera que será el próximo terreno de juego, y, en este caso, lo que ahora toca es hacer unas cuantas llamadas.

Foto cc: Frank de Kleine

 

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.