Social Media

Pinterest cierra una ronda de financiación liderada por Rakuten

Pinterest acaba de cerrar una nueva ronda de financiación, que ha permitido valorar al site (que ya ha revolucionado el diseño en red y que se ha convertido en la última niña bonita del social media) en la nada desdeñable cifra de 1.500 millones de dólares. La inyección de capital ha estado liderada por Rakuten, la compañía japonesa de ecommerce.

Ha sido la propia Rakuten quien ha confirmado lo que hasta el momento eran filtraciones. En una nota de prensa, la firma nipona confirma que ha invertido en Pinterest liderando una ronda de financiación de 100 millones de dólares. La compañía no ha confirmado cuánto capital de esos 100 millones es propio, aunque según filtraba All Things Digital la cantidad firmada por Rakuten es la mitad de lo conseguido en la ronda. Rakuten habría invertido, por tanto, 50 millones de dólares en Pinterest. A la ronda de financiación han acudido también las sociedades de capital riesgo que ya cuentan con participación en la red social (Andreessen Horowitz, Bessemer Venture Partners y FirstMark Capital) y otros business angels de identidad desconocida.

La inyección de capital se destinará a mejorar el servicio ofrecido por Pinterest a sus usuarios y, sobre todo, a ampliar su presencia global. Pinterest pedía recientemente traductores para ayudarle a lanzar su versión principalmente francesa, alemana, japonesa, portuguesa y española como indicaba en un post en el blog de la firma, y posteriormente en otros idiomas. Los nuevos fondos se destinarán a lanzar en 17 nuevos mercados el site. “Nuestro objetivo es ayudar a la gente a descubrir esas cosas que aman, conectándolos con aquellos que comparten sus intereses”, asegura en la nota de prensa Ben Silbermann, cofundador y CEO de Pinterest. “Uniéndonos a Rakuten tenemos una oportunidad increíble para dar un paso más hacia la consecución de ese objetivo”.

Rakuten, por su parte, apunta a sinergias en materia de ecommerce y el potencial para introducir en Japón Pinterest.

Sobre el autor de este artículo

Raquel C. Pico