Social Media

El periodista del caso Giggs podria ir a prisión por Twitter

El futbolista del Manchester United, el gran veterano Ryan Giggs, está atravesando uno de esos momentos tan comunes -desafortunadamente- en el mundo del fútbol que tienen muy poco que ver con el deporte. En este caso Twitter ha sido el medio por el que la noticia se ha difundido y el periodista que lo publicó podría acabar en prisión.

Hasta hace unas horas, debido a un mandato judicial, ningún medio británico podía mencionar el nombre del futbolista relacionándolo con las relaciones extramaritales que mantuvo con una modelo. Sin embargo un periodista lo publicó en Twitter y ahora toda Gran Bretaña (y Europa) lo sabe. Según The Telegraph, el periodista podría ser multado o incluso podría ser condenado a prisión.

Aquí nos enfrentamos a dos problemas, por un lado está la libertad de expresión y por otro el derecho a la intimidad, y aunque este conflicto no sea nuevo (hay miles de ejemplos de juicios de famosos contra medios de comunicación), Internet, que es el más amplio de todos los campos sin puertas, lo hace más grande.

Ryan Giggs, como cualquier otra persona tiene derecho a tener una vida privada y a afrontar este o cualquier otro conflicto personal sin que sea noticia. En países como España algunos jueces toman en cuenta si la persona demandante ha firmado acuerdos con medios de comunicación para difundir eventos íntimos o contar aspectos personales, esto es vender exclusivas. De esta forma se distingue quien ‘vive’ de ser famoso y quien no. Muchas personas están de acuerdo con esta solución, pero hay quien considera injusto que algunos ciudadanos tengan derecho a la intimidad y otros no.

Sin embargo con Internet el conflicto se complica aún más. El ejemplo del caso Giggs contiene aspectos que solo tienen sentido en la sociedad británica, ya que fuera de las islas la prensa que se encarga de estos temas no es tan voraz,  y sin embargo éste y otros escándalos amorosos de los futbolistas de la liga inglesa son noticias cada vez más populares en toda Europa. ¿Puede un juez británico prohibir a un periodista francés que publique un nombre?

No podemos olvidar que la libertad de expresión y de prensa en Internet es un tema mucho más amplio, y que sentar precedentes de control de información en este tipo de casos puede ser peligroso si los límites se llevan a informaciones de otro tipo, por ejemplo informaciones políticas.

En este enlace se puede leer el artículo de The Telegraph.

Sobre el autor de este artículo

Edgar Camelo