Social Media

Una niña egipcia llamada Facebook

facebook niña Tras las protestas en Egipto, que han logrado hacer caer al dictador Hosni Mubarack, llegan las celebraciones. El agradecimiento a las redes sociales y otras herramientas de Internet por el papel que han tenido en la revuelta es patente. Buena prueba de ello ha sido la idea de un padre egipcio que ha dado el nombre de Facebook a su hija recién nacida.

Pese a que todavía no se ha esclarecido el futuro de Egipto, la población celebra la caída de Mubarack, llevada a término gracias a su tesón y a su comportamiento ejemplar. Y en las celebraciones entra el agradecimiento hacia Internet y las diferentes redes que sirvieron para animar la protesta y mantenerla viva en todo momento.

Después de dar lecciones al mundo, los egipcios quieren conservar en la memoria los días posteriores al 25 de enero. Una familia en concreto ha optado por que la revuelta se quede grabada de modo permanente en su seno, homenajeando también a una de las redes sociales que tanto han contribuido. El resultado: la primera niña llamada Facebook.

Según la revista Al-Ahram, “un hombre joven en sus veintitantos quería expresar su gratitud sobre las victorias que la juventud del 25 de enero ha alcanzado y ha elegido expresarlas nombrando a su primera hija ‘Facebook’ Jamal Ibrahim”. El texto continúa relatando que la gente de la región se concentró alrededor de la recién nacida y que la niña recibió muchos regalos para celebrar su llegada al mundo y su nuevo nombre.

Facebook no es la única herramienta que ha servido para estimular las protestas. Twitter se convirtió en un foro intensivo, que recibió el apoyo de Google para que los usuarios pudieran seguir emitiendo tweets pese al bloqueo, YouTube se ocupó de destacar los vídeos sobre las manifestaciones y los blogs también hirvieron de información. Sin embargo, la red social se ha convertido en uno de los símbolos principales del descontento popular.

Facebook en Egipto

En Egipto existen cinco millones de usuarios de Facebook, lo que supone la tasa más alta en cualquier país del Magreb u Oriente Próximo. En el último mes la actividad en la red social aumentó exponencialmente. Aparte del crecimiento de personas registradas, se crearon 32.000 grupos y 14.000 páginas en las dos semanas posteriores al 25 de enero.

Pese a todo, ¿quién iba a imaginar que de aquí surgiría la primera niña llamada Facebook? Es evidente que las redes sociales y las empresas que las han creado han contribuido a canalizar el descontento popular y las protestas, pero no hay que olvidar que detrás de ellas siempre están las personas.

Sobre el autor de este artículo

Pablo G. Bejerano