Social Media

Microsoft abre So.cl, su red social experimental de búsquedas

So.cl Microsoft redes sociales privacidadSo.cl, el proyecto experimental de búsquedas sociales de Microsoft, se abrió a todo el mundo sin ningún tipo de anuncio oficial a lo largo del fin de semana, marcado por la salida a Bolsa de Facebook. El objetivo de este experimento es “explorar las posibilidades de la búsqueda social con el propósito de aprender”, según la compañía de Redmond, por lo que prácticamente toda la información será pública.

Sin embargo, So.cl no es una red social convencional. De hecho, para utilizar esta herramienta no es necesario crear una cuenta, sino que se puede realizar el registro a través de Facebook o mediante Windows Live.

De hecho, la compañía explica que espera que los estudiantes “continúen utilizando productos como Facebook, Twitter, LinkedIn y otras redes sociales, así como Bing [So.cl, como es lógico, utiliza este buscador], Google y otras herramientas de búsquedas”.

En cualquier caso, cuando un usuario se registra por primera vez, se sugerirán una serie de actividades y cuentas a las que seguir y se pedirá al usuario que introduzca su nombre y apellidos, con los que aparecerán los comentarios que haga.

So.cl Microsoft redes sociales privacidad

Después, ya es posible realizar búsquedas, que devolverán resultados en forma de imágenes. Estos resultados se podrán seleccionar y compartir al hacer clic sobre ellos. De este modo, se publicarán en el perfil.

“So.cl es un experimento de búsqueda abierta”, explica Microsoft en la política de privacidad del servicio. Por este motivo, toda la información del uso que se hace de la herramienta, desde las búsquedas a los resultados en los que se hace clic, pasando por las etiquetas y comentarios, puede ser vista por cualquier usuario de la red social.

So.cl Microsoft redes sociales privacidad

Así, Microsoft espera que So.cl pueda ser utilizado para encontrar resultados que ya hayan sido validados por otros usuarios, pero, además, que quien realiza las búsquedas pueda ponerse en contacto con ellos y tomar parte en su conversación.

Otra opción será realizar ‘video parties’ en las que los usuarios que se encuentren en línea podrán compartir los vídeos que encuentren en la Red y formar lo que Microsoft define como una “colección”.

Información pública y terceros

Las búsquedas son públicas por defecto. Además, según explica Microsoft en la sección de preguntas más frecuentes, toda la información que haya sido publicada de forma pública estará disponible para ser utilizada “por otras entidades e individuos”. Esto se hace porque, según asegura la compañía, “los datos públicos hacen posibles nuevos tipos de investigación y experimentación, un objetivo primario de So.cl”.

Para evitar que ocurra esto simplemente hay que pulsar el icono de la Tierra (similar al utilizado por Facebook) situado junto a la barra de búsqueda. Al hacerlo, se volverá naranja y se transformará en un candado y las búsquedas pasarán a ser privadas.

So.cl Microsoft redes sociales privacidad

Sin embargo, en la sección de Privacidad del perfil, no aparece esta opción o una que permita que las búsquedas sean privadas por defecto. Así, en este apartado únicamente se podrán borrar el historial o la cuenta de la red social, lo que eliminará todas las búsquedas, comentarios y ‘likes’ del sistema. No obstante, si esta información ha sido incluida en bloques de datos compartidos con terceros, borrar la cuenta no hará que desaparezcan estos datos.

Por otro lado, si el registro se hace a través de Facebook, So.cl se reserva el derecho a incluir la ID de esta red social entre la información que comparte “con otros productos de Microsoft y con terceros”. Además, la ID será relacionada con los datos que So.cl recoge sobre “la participación en el servicio” que hace el usuario.

Asimismo, toda la información recogida podría ser utilizada “para mejorar los productos y servicios de Microsoft” o para “realizar análisis estadísticos”. La información pública, por su parte, se podrá utilizar “para cualquier fin, incluyendo propósitos comerciales”.

Sobre el autor de este artículo

Guillermo del Palacio