Mi semana con Path

Es la última gran sensación en redes sociales, oscurecida a este lado del Atlántico por el megaboom de Pinterest: se llama Path e integra en un único producto el boom de lo social y el de las apps. En esta red social altamente selectiva (a diferencia de otras apuestas social media, el número de posibles contactos está muy limitado, mucho más que los 4.000 amigos que se pueden tener en Facebook) funciona únicamente para aquellos usuarios que cuentan con un smartphone Android o iOS, sistemas operativos móviles para los que se ha desarrollado aplicación.

El primer problema de Path, o al menos el primer problema cuando una usuaria española se lanza a utilizar Path, es la escasa penetración que tiene entre sus contactos. No es que Path no esté bien, no es que las funcionalidades no sean atractivas, es que la sensación que se puede tener en un primer momento es que se está hablando en el desierto. El balance de una semana y media de uso de Path son cuatro amigos, uno de los cuales casi nunca incluye contenidos en su perfil; poca interactuación y una cierta sensación de demasiado control cada vez que la red social me avisa sobre los amigos que han estado viendo mi perfil en los últimos momentos.

Control es la clave de esta red social. Path es la red social ‘privada’, la alternativa a la masificación de Facebook y a sus políticas de privacidad con fama de ser demasiado laxas. La metedura de pata en esta cuestión de Path – recientemente se descubrió que la app accedía a la lista de contactos del usuario – se vivió como un gran drama, una tragedia en la hasta ahora sin mácula imagen de la joven red social. Path pidió públicamente disculpas, asumió sus faltas y continuó captando usuarios con su oferta diferente y dedicada a los usuarios móviles.

¿Qué es lo que tiene Path que la hace llamativa y que la ha convertido en el último capricho entre los early adopters? Para empezar, quienes han hecho Path aman realmente el diseño. La red social es bonita: Path es sencilla, un timeline simple en el que se posicionan linealmente las actualizaciones de los contactos y las propias. Path permite compartir fotos, estados, música y un divertido mensaje en el que indicas a que hora te has ido a dormir y a que hora te has despertado (y que limita mientras duermes los avisos que la aplicación manda para no perturbar el sueño). Para realizar todas estas operaciones, el usuario debe desplegar un menú que se abre de una forma elegante y sencilla, visualmente atractiva, lo que le da un toque totalmente diferente a la apariencia visual que tienen otras redes sociales. Path es la red social de aquellos que aman el diseño.

Path

Contenidos Relacionados

Top