Social Media

Mark Zuckerberg habla veinte minutos en chino

Mark Zuckerberg, consejero delegado de Facebook.
Escrito por Redacción TICbeat

El responsable de Facebook sigue empeñado en demostrar su interés por este mercado, en el que su red social permanece bloqueada.

Insistimos: cuando a Mark Zuckerberg, el CEO de la red social con 1.500 millones de usuarios Facebook, se le mete algo en la cabeza, resulta muy difícil convencerle de lo contrario. Hace alrededor de un año lo escuchamos decir en un chino bastante precario que quería llevar su plataforma a China, donde permanece bloqueada por las autoridades. No era la primera vez que expresaba esta idea, pero sí la primera vez que lo hacía en chino, lo que demostraba una gran determinación por penetrar en ese mercado, al menos en términos de marketing. Este fin de semana ha vuelto a hablar en mandarín, y los progresos, han dicho muchos conocedores de ese idioma, son impresionantes.

Sin papeles de apoyo y durante veinte minutos estuvo el célebre empresario hablando en chino, dirigiéndose a una audiencia nativa, la de la Universidad de Tsinghua, a cuya junta directiva pertenece, según informa la web especializada en tecnología TechCrunch. Zuckerberg dio un discurso sobre la historia de Facebook, con el que buscó inspirar a aquellos que estén montado su propia empresa en estos momentos. Así como tras su intervención en octubre de 2014 muchos dijeron que su chino era todavía muy limitado e incluso infantil, esta vez su discurso ha despertado piropos, que afirman que hace gala de un vocabulario bastante amplio y que, pese a manejarse todavía con dificultad con los acentos –uno de los mayores obstáculos del chino para aquellos que lo quieren aprender- ha realizado excelentes progresos, en especial para alguien que no reside en el país asiático.

Esta nueva “hazaña” idiomática de Zuckerberg refleja su obsesión por penetrar en China, y demuestra que está dispuesto a hacer todo lo posible por entender ese país y su mercado, (con un espectacular crecimiento de los negocios online y una inmensa población conectada), incluso aprender su idioma. En 2014, tras la primera intervención pública de Zuckerberg en mandarín, el director de la Oficina China de Información en Internet, Lu Wei, aseguró que la hipotética entrada de Facebook en China nunca sería algo tan “fácil” (nótese la ironía de las comillas) para la red social como que su fundador aprenda un idioma.

Facebook sí trabaja con compañías chinas que desean utilizar su plataforma de publicidad para anunciarse en otros países, como hace, por ejemplo, el fabricante de móviles Lenovo en Indonesia. Sin embargo, su red social está prohibida en todo el país, que cuenta con su propia versión local y controlada por las autoridades, a excepción de la zona de libre comercio de la ciudad de Shanghai, abierta en septiembre de 2013 por el gobierno chino, donde también puede accederse a la edición digital del New York Times y Twitter, en una medida que intenta atraer las inversiones extranjeras. Las pocas compañías occidentales dedicadas a la tecnología de la información que logran establecerse, como Bing (Microsoft) y LinkedIn, lo hacen bajo la sombra de la censura.

Zuckerberg ya ha insinuado en alguna ocasión que derribar la censura gubernamental no es su prioridad, al justificar la presencia de su red social en países sin libertad de expresión. “Si seguimos operando en lugar de enfrentarnos a las leyes locales sí podemos ayudar al país de otras formas, como por ejemplo ayudando a la gente a que conecte son sus seres queridos, aprenda o encuentre un trabajo. Así que creo que nuestra responsabilidad es seguir con nuestra actividad”, explicó en enero de este año. Parece, no obstante, que en China queda mucho trabajo por hacer.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.