Social Media

Los tuits se han acortado desde 2009

Escrito por Manuela Astasio

Un estudio de la Universidad de Cornell detecta una reducción de entre cinco y ocho palabras de media.

Al principio de todo, allá por 2007, 140 caracteres eran muy pocos. Incluso en junio de 2010, cuando ya se publicaba una media de 65 millones de tuits al día, algunas voces autorizadas seguían alertando de la falta de contexto y matices a la que empujaba la naturaleza de Twitter. Sin embargo, hoy, cuando 200 millones de usuarios registrados envían 400 millones de tuits al día, existen evidencias de que nos hemos acostumbrado a esa dinámica y, es más, que ésta está modificando nuestro lenguaje y nuestra forma de comunicarnos.

Un estudio publicado por la Universidad de Cornell, en Ithaca, Nueva York, afirma que la longitud de los tuits publicados por los usuarios de lengua inglesa se ha acortado sustancialmente entre septiembre de 2009 y diciembre de 2012. En concreto, habla de una media de entre cinco y ocho palabras menos.

Christian Alis y May Li, de la mencionada universidad, han recolectado 229 millones de tweets publicados entre el 18 de septiembre de 2009 y el 14 de diciembre de 2012, registrándolos junto a su fecha de publicación. Sin detenerse a analizar su contenido, los autores del estudio afirman que “la gente se comunica cada vez con menos palabras y más cortas”, según recoge Technology Review.

Entre ocho y cinco palabras menos en cada tuit

Alis y Li han detectado dos picos de longitud en los tuits analizados. El primero de ellos, el de mayor longitud, se acerca a los 140 caracteres por motivos evidentes: ésta es la extensión máxima que impone el entorno de la propia red social. El segundo, el de menor longitud, es el que se ha reducido entre cinco y ocho palabras en el período transcurrido entre septiembre de 2009 y diciembre de 2012.

Esto plantea algunas cuestiones de interés, como si la variación detectada en la extensión de los mensajes se debe solo a que los usuarios utilizan de forma cada vez más efectiva la jerga propia de la red social, que ya ha “contaminado” incluso al lenguaje offline de uso cotidiano, o si es que Twitter está cambiando sustancialmente nuestra forma de comunicarnos.

Variaciones geográficas en la extensión de los tuits

También se han preocupado de estudiar cómo varía la longitud de los tuits de un estado a otro de Norteamérica. Estas variaciones se correlacionan con estadísticas socioeconómicas y dichos vínculos son sorprendentes.

Los autores han comprobado, mediante un subconjunto de 800.000 tuits geolocalizados en distintos estados de EEUU, que el número de publicaciones registradas en cada estado estaban directamente relacionadas con la población censada en el mismo. A partir de ese hallazgo, decidieron cruzar el volumen y la extensión de los tuits con algunas variables socioeconómicas medidas también en el censo de 2010, como el porcentaje de población negra en cada zona.

Así, descubrieron que existía una correlación entre los estados con más población negra y una menor extensión de los tuits. Ni Alis ni Li quieren establecer una causalidad en este hecho, pero sí apuntan a que la población negra utiliza Twitter más frecuentemente que otros grupos y emplea, también, la jerga de la red social con mayor efectividad.

En cualquier caso, las conversaciones reflejan las normas vigentes del lenguaje, así que cualquier evidencia de cambio es relevante.

Foto cc: stevegarfield

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.