Social Media

La viuda de una víctima del Daesh culpa a Twitter de la muerte de su marido

Una nueva red social apoya al Estado Islámico
Escrito por Redacción TICbeat

Ha presentado una demanda en un juzgado de California en la que asegura que la red social permite que el grupo terrorista use sus servicios para expandirse.

En diciembre de 2014 existían alrededor de 70.000 cuentas de Twitter relacionadas con el grupo terrorista Daesh, de las cuales más de 70 eran oficiales y tuiteaban con una frecuencia que llegaba a alcanzar los 90 tweets por minuto.

El pasado 9 de noviembre un hombre armado irrumpió en un centro de formación internacional de policías ubicado en Jordania, donde disparó y acabó con la vida de cinco personas. Entre las víctimas mortales estaba el ciudadano norteamericano Lloyd Carl Fields, de 46 años. El ataque fue reivindicado por Daesh.

¿Qué relación existe entre ambos hechos? Que ahora la viuda de Fields, como publica The Wall Street Journal, ha presentado una demanda en un juzgado de California que los vincula directamente. La demandante culpa a Twitter de ataques como aquel en el que falleció su marido, en la medida en que ha permitido, a juicio de ella y de su abogado, que en su plataforma florezca el ecosistema propagandístico y de captación del grupo armado.

“Hace años que Twitter permite con conocimiento el uso que el grupo ISIS realiza de su red social, como una herramienta de la que se sirve para difundir propaganda extremista, recaudar fondos y atraer a nuevos adeptos. Este soporte ha sido crucial en la expansión de ISIS, y le ha permitido llevar a cabo muchos de sus ataques”, sostiene el texto de la demanda.

Por su parte, en Twitter piensan que la argumentación en la que se sostiene la demanda no es válida, aunque sí señalan que, como el resto del mundo, están horrorizados por las atrocidades que estos grupos extremistas cometen. “No hay lugar en Twitter para las amenazas violentas y la defensa del terrorismo, y nuestras reglas lo dejan claro”, ha añadido una portavoz de la red social.

Pero la demandante cree que, en realidad, Twitter ha hecho muy poco para impedir el aprovechamiento que Daesh hace de sus servicios. Un argumento que se contradice no solo con los que ya está utilizando la red social para defenderse, sino con el propio marco legal estadounidense, que establece que los servicios de mensajería y comunicación online no son responsables del contenido que sus usuarios publiquen en ellos.

No obstante, no es la primera vez que el tema sale a la palestra. Ya lo hizo cuando empezaron a difundirse los primeros y escabrosos vídeos de decapitaciones a través de YouTube, y ha seguido ocupando conversaciones y columnas de opinión, e incluso estudios, como el que recientemente publicó la George Washington University, que señalaba que en un significativo número de conversiones a los preceptos del Daesh existía un contacto previo con personas ya vinculadas a esta organización a través de esta red social.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.