Social Media

La importancia de las redes sociales en tu estrategia de RRPP

Redes sociales corporativas
Escrito por Marcos Merino

Las redes sociales dejaron hace mucho de ser un nicho ultraminoritario: ahora son el lugar en el que se congregan los consumidores de las marcas.

En 2014, el Institute for Public Relations publicó un estudio sobre el uso de las redes sociales en las estrategias de RRPP, en base a datos del período 2006-2014. Uno de los datos que arrojó fue el que indicaba que en el 64% de los casos era el departamento de RRPP (y no el de marketing u otros) el responsable de la gestión de medios sociales.

Tiene sentido: ya no hablamos de plataformas dirigidas a públicos ultraminoritarios, sino a redes cuyo público supera a la población de muchos países, y que dan cabida a un porcentaje mayoritario de los consumidores a nivel global. Las redes sociales han cambiado mucho desde los tiempos de Myspace y Orkut y hoy en día sitios como Facebook, Twitter y Linkedin son referencia diario obligada para los internautas, a nivel personal… y profesional. Y en este último ámbito, las empresas cuentan con innumerables oportunidades de explotar este multitudinario nuevo canal para acceder directamente a consumidores y medios.

Y no sólo eso: las redes sociales forman parte de nuestra interacción diaria con aquello que consumimos: subimos a Instagram fotos de la comida de los restaurantes que visitamos, reseñamos en Facebook el último libro que hemos comprado y comentamos en directo estrenos televisivos o eventos deportivos. Todo ello no sólo obliga a los profesionales de las RRPP a tener en cuenta estas plataformas a la hora de plantear las estrategias de sus marcas en redes sociales, sino que les ofrece toda una serie de nuevas oportunidades.

El atractivo de la co-creación

En ‘Gratis: el futuro de un precio radical‘, Chris Anderson examina el caso del triunfo de la Wikipedia frente a la Encarta como enciclopedia digital de referencia. Cuando la primera fue inaugurada (en el año 2001), Microsoft ejercía el monopolio en ese nicho, y ofrecía un producto más profesional y con más recursos. Sin embargo, la Encarta dejó de desarrollarse 8 años más tarde, y hoy es un sitio web de referencia en cualquier búsqueda. ¿Cuál fue la clave de su éxito?

La co-creación. Que el usuario cuente con la oportunidad de dar forma a un contenido de interés, aunque su contribución al mismo sea pequeña, aumenta su ‘engagement’ con el mismo. Y es, al mismo tiempo, un mecanismo de crecimiento más cómodo y eficiente para los responsables de la plataforma. Todos ganan. Y, en cierto modo, en los blogs, publicaciones en Twitter y Facebook, reseñas en Yelp y Amazon, o en los vídeos de Youtube se aplica el mismo principio.

En este contexto, el papel de los profesionales de las RRPP consiste en ‘inyectar’ y promover su mensaje en este proceso de co-creación, tanto a través de una presencia proactiva en las redes sociales, como aplicando la monitorización de las mismas.

Monitorizar para reaccionar

Una estrategia de RRPP debe partir de la base de que las redes sociales han dotado de poder a los consumidores y ya no son las marcas las que tienen la sartén por el mango a la hora de definir su relación con ellos: hoy en día, cualquier persona puede denunciar una mala atención al cliente o la recepción de un producto defectuoso o en mal estado. Y no sólo eso, sino que dicha denuncia puede ser realizada de inmediato, a un público masivo, y viralizarse en muy poco tiempo.

Por eso, hoy más que nunca, los profesionales de RRPP deben asumir que su campo consiste en una conversación, no en un discurso. Por ello, deben acostumbrarse a usar herramientas de monitorización social para estar al tanto de las quejas y sugerencias sociales lo suficientementemente rápido como para intentar influir en dicha conversación. La idea es muy sencilla: las redes sociales permiten que el público hable de nosotros aunque no estemos presentes, así que debemos hacer cuanto esté en nuestra mano por estar.

Por otro lado, la velocidad a la que intercambiamos la información es mayor que nunca, y eso no sólo ayuda a viralizar mensajes positivos y negativos, sino que proporciona a los profesionales de RRPP acceso a una gran cantidad de contenidos útiles que pueden compartir con los consumidores (ya sea relacionado con nuestra propia marca o ajeno a la misma, como parte de una estrategia de content curation) para crear una imagen positiva que ayude a promover el engagement y a generar leads.

Lograr cobertura por parte de los influencers

Hoy en día, las redes sociales suponen una puerta de entrada a los medios de comunicación. Así, el mensaje o contenido que busquemos promocionar puede terminar en los medios gracias a la viralización, o podemos recurrir directamente a los influencers de la Red (blogueros, youtubers, tuitstars, etc…).

Así, podemos ofrecerles acceso privilegiado a eventos relacionados con nuestra marca (congresos, presentaciones ante la prensa, etc) a cambio de que hablen sobre ello en sus canales sociales, o proponerles un intercambio producto-por-reseña. Ésta última es una estrategia de uso frecuente con productos del sector de la moda, editorial o tecnológico. Otra opción es contratar directamente la emisión de mensajes concretos en los citados canales sociales, una opción más cercana a la publicidad tradicional.

Cualquiera que sea la opción que escojamos, se trata de tener en cuenta que las redes sociales no sólo nos permiten hablarle directamente a nuestros potenciales consumidores, sino también hacerlo a través de ‘altavoces’ que ellos perciben como más cercanos a su lenguaje e intereses.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.