Social Media

Instagram ya tiene 150 millones de seguidores activos

Escrito por Manuela Astasio

La red social de fotografía, que ha ganado 50 millones de usuarios desde junio, piensa en incorporar publicidad.

Instagram anunció ayer oficialmente en su blog que ya suma 150 millones de usuarios activos al mes, de los cuales, 50 millones se han incorporado desde el pasado mes de junio.

Desde que fuera comprada por Facebook, la red social de fotografía ha ganado 128 millones de seguidores, acortando progresivamente su distancia con Twitter, que se mantiene alrededor de los 200 millones activos.

De manera casi simultánea a este anuncio, el Wall Street Journal publicó una entrevista con Emily White, directora de Operaciones de Negocio de la red social, en la que hace pública la intención de la compañía de incluir publicidad entre sus contenidos.

White, que procede del equipo de Facebook, especifica que Instagram “debería estar preparada para vender anuncios a lo largo del próximo año”.

¿Cómo mantener la frescura después de la publicidad?

Cuando ella se incorporó al equipo de Instagram, el modelo de negocio apenas estaba definido. Aún hoy,  White admite que el principal reto consiste en integrar el marketing en la red social sin poner en peligro su lado ‘cool’. Instagram no es una galería de fotos cualquiera, sino un lugar con un componente percibido como fuertemente artístico y aspiracional.

“Queremos hacer dinero a largo plazo, pero no tenemos ninguna presión a corto plazo para ello”, asegura también en la entrevista.

Miles de marcas, como Ford y Coca-Cola, utilizan ya Instagram para promocionarse. Sin embargo, a principios de este año, el equipo de la compañía todavía contaba solo con una persona para relacionarse con todas ellas. Tras la entrada de White en la empresa, ésta aumentó de 50 a 32 su número de trabajadores, de los cuales ya son dos los que trabajan directamente con marcas.

Instagram podría ganar cientos de millones de dólares si empezase ya mismo a hacer publicidad en su red, pero debe andarse con pies de plomo si no quiere que su preciosista ecosistema se consuma demasiado rápido, intoxicado por anuncios.

En diciembre de 2012, muchos instagrameros manifestaron su enfado después de que un cambio en las condiciones de servicio sugiriera que la red podría utilizar el contenido subido por sus usuarios con fines de publicidad. Tras dicha reacción, la red social regresó a sus términos de 2010.

Foto cc: Blyzz

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.