Instagram vuelve a términos de servicio de 2010 por la presión de los internautas

Nuevos Perfiles Instagram

Tras todo el escándalo de la semana, cuando Instragram anunció que cambiaba sus términos de servicio y consiguió causar una agria (para la compañía) polémica al introducir una cláusula que permitía a la firma vender o emplear las fotos de los usuarios, la red social sigue intentando salir al paso dando marcha atrás en los cambios y pidiendo perdón a los usuarios. Si hace unos días Instagram dejaba claro que no iban a emplear las fotos de los usuarios sin su permiso,  ahora la compañía ha presentado unas nuevas condiciones de servicio que intentan dejar claro a los internautas que los han escuchado.

“Ha quedado claro que hemos fallado con el cumplimiento de la que consideramos una de nuestras más importantes responsabilidades, la de comunicar nuestras intenciones de forma clara”, apunta en el blog de la compañía el cofundador de Instagram, Kevin Systrom. “Lo lamento y estoy centrado en hacerlo correctamente”. 

Los nuevos términos de servicio responden a las quejas lanzadas por los usuarios de la aplicación. “Hemos revertido la sección de publicidad a la versión original que ha sido efectiva desde que lanzamos el servicio en octubre de 2010“, explica Systrom. Instagram vuelve así a lo básico y apuesta por lo que estaba funcionando para la compañía, a pesar de los claros intereses de Facebook, la firma que la adquirió por 1.000 millones de dólares, por monetizar un servicio que hasta ahora no ha generado ingresos claros.

En el futuro, Instagram promete que no cambiará los términos para poder introducir publicidad de una forma genérica (como ha hecho esta vez) sino que no hablará hasta que no tenga algo concreto.  En el polémico cambio de condiciones de uso, Instagram pedía permiso a sus usuarios para introducir publicidad aunque no señalaba ni cuál sería ni cómo lo haría. Ahora, Systrom se compromete a desarrollar esos productos publicitarios y no pedir permiso a los usuarios hasta que tenga algo concreto sobre lo que preguntarle.

Así mismo, la compañía ha reiterado que no venderán el contenido de los usuarios (una idea que ya había empujado a un éxodo de suscriptores del servicio, entre los que se encontraban The National Geographic). “Instagram no tiene planes para vender vuestro contenido”, afirma Systrom. “Quiero que quede muy claro: Instagram no tiene intención de vender vuestras fotos y nunca lo tuvo. Nosotros no poseemos vuestras fotos, vosotros lo hacéis”.

La nueva actualización de términos de servicio será efectiva el 19 de enero. 

Contenidos Relacionados

Top