¿Hasta qué punto es responsable Kickstarter de sus proyectos?

Kickstarter financiación responsabilidadEn los últimos días se ha hablado mucho sobre la responsabilidad que tiene Kickstarter para hacer que los proyectos que consiguen ser financiados salgan adelante. Por este motivo, la compañía publicó una entrada en su blog en la que recuerda que únicamente funciona como plataforma, pero que la responsabilidad final no recae en ella.

En la entrada, en la que también aseguran que en tres años se han financiado casi 30.000 proyectos, explican que decidieron explicar esto a raíz de un artículo publicado en NPR en el que el autor se preguntaba qué ocurría si fallaba una campaña.

Pero, de todos modos, lo primero que hacen es una “rápida evaluación” del proyecto para asegurarse de que cumple con sus directrices. No obstante, en este punto no investigan “la capacidad del creador para completar su proyecto”. Esto, en su opinión, es algo que deberán evaluar quienes quieran prestar apoyo económico.

Kickstarter financiación responsabilidad

Por lo tanto, puede darse el caso de que el proyecto no salga adelante, a pesar de que los creadores estén obligados a entregar las recompensas prometidas o devolver el dinero si no pueden hacerlo.

Lo que nunca podrá ocurrir es que sea Kickstarter la encargada de devolver el dinero. “Las transacciones son entre los patrocinadores y el creador”, explican. De hecho, la compañía no llega a controlar la financiación en ningún momento. Eso sí, la transacción únicamente se realiza cuando el proyecto consigue toda la financiación solicitada, no antes.

En cualquier caso, se han tomado medidas para asegurarse del cumplimiento de las promesas, como solicitar la inclusión de una fecha de entrega estimada para todas las recompensas. Esto también sirvió para recordar que Kickstarter “no es una experiencia de compra tradicional”.

Además, desde mayo de este año, quien quiera presentar un proyecto debe proporcionar información sobre su experiencia, formación, plan de fabricación (en proyectos de hardware) y un prototipo funcional. “Hicimos este cambio para asegurarnos de que los creadores habían investigado antes del lanzamiento y los patrocinadores tienen suficiente información cuando deciden financiar un proyecto”.

Por lo tanto, la responsabilidad de que el proyecto se finalice es de su creador. “Kickstarter no está involucrado en el desarrollo de los propios proyectos”, explican. “Si surgen problemas, se espera que los creadores publiquen una actualización sobre el proyecto”. Esta actualización llega de forma automática a todos los patrocinadores por correo electrónico.

“Compartir la historia, baches y todo, es crucial, Muchos patrocinadores apoyan proyectos porque quieren ver ocurrir algo y les gustaría ser parte de ello”, asegura la compañía. De hecho, en su opinión, ser “honesto y transparente” conlleva una respuesta más positiva y comprensiva.

“No todos los proyectos funcionan a la perfección. Hay retrasos, especialmente con los proyectos más complicados”, explican. En otros casos, la ejecución conlleva dificultades no previstas.

Sin embargo, en Kickstarter se resisten a obligar a presentar proyectos finalizados. “Los sistemas tradicionales de financiación son reacios a los riesgos y centrados en el beneficio y un gran número de buenas ideas nunca tienen una oportunidad como resultado de esto. Pensamos que Kickstarter podía abrir la puerta a una variedad mucho más amplia de ideas y permitir a todas las personas decidir que quieren que exista en el mundo”.

Etiquetas

Contenidos Relacionados

Top