Social Media

Google se hace con la mayoría de los productos de desarrollo de Twitter, como Fabric

Google se ha impuesto en la puja por hacerse con las herramientas de desarrollo de apps móviles de Twitter, como Fabric o Crashlytics.

No paran de llegar novedades desalentadoras desde Twitter. La red social no sólo está sufriendo la fuga de sus principales directivos o las quejas de sus accionistas más longevos, sino que también está vendiendo algunos de sus principales activos a algunos de sus rivales (y potenciales compradores) más acérrimos. Un descenso progresivo a los infiernos que se ha constatado hoy con la venta de la mayoría de sus productos de desarrollo, incluyendo Fabric y Crashlytics, a Google.

Fabric es la suite de productos para desarrolladores que Twitter lanzó hace 18 meses para tratar de animar a programadores de apps móviles a integrarse de forma más estrecha con la plataforma principal de la red social. Dentro de este conglomerado de soluciones destaca la mencionada Crashlytics, un servicio de informes de fallos que fue adquirido por la compañía de Jack Dorsey en 2013. Sin embargo, estas herramientas carecen de sentido en la nueva estrategia marcada por Twitter: en octubre del pasado curso, la compañía norteamericana anunció que todas sus innovaciones estarían orientadas a fomentar el uso de la aplicación principal del pájaro azul. Justo un mes antes, Twitter decidió cancelar su conferencia anual de desarrolladores -Flight-, toda una declaración de intenciones.

Y es que, ante las cada vez más notorias dificultades financieras y de confianza en los mercados, Twitter comenzó a explorar distintas alternativas para el futuro de algunas soluciones marginales de su ecosistema, como la propia Fabric o Vine. Este último servicio de vídeos bajó la persiana al no encontrar potenciales compradores.

¿Y para qué quiere Google estas herramientas para desarrolladores? Según informa la propia compañía en un comunicado oficial, la intención es integrar toda esta tecnología con su propio catálogo de desarrollo para apps móviles, llamado Firebase. Un objetivo que también perseguía Microsoft, de acuerdo a los rumores que publica el portal Recode, aunque los de Satya Nadella no habrían podido igualar la oferta llegada desde el popular buscador.

Twitter y Google ya estuvieron negociando un acuerdo de adquisición hace tres meses, pero la operación no fructificó. Ahora parece que la nueva estrategia de desprenderse de piezas sueltas de su negocio marcha por mejor camino, si bien ninguna de las dos empresas ha concretado los detalles financieros de la operación. Tan sólo sabemos que la mayoría de los 60 empleados de Fabric pasarán a formar parte del equipo de Alphabet.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.