e-conomía Social Media

El fundador de Digg, a punto de renunciar quemado

Kevin Rose, fundador de Digg, se mordió la lengua durante la conferencia Disrupt de TechCrunch, sentado junto al fundador de la misma Mike Arrington. Pero fue suficiente para mostrar su malestar con su compañía y con el desempeño de una web que está cayendo en picado.

Preguntado sobre su propio futuro en Digg, sin entrar en detalles, Rose dijo que se estaba “quemando”, sin confirmar que seguirá en la empresa cuando termine el año. Se quejó de no haber podido vender cuando le ofrecieron 80 millones de dólares por Digg, por culpa de la junta directiva. (probablemente Google, aunque no lo confirmó). Ahora está mucho más interesado en seguir con su trabajo de ángel inversor y su dedicación a las startups, una tarea sobre la que se mostró más entusiasmado durante la entrevista, por lo que no sorprendería que dejase su puesto.

No le costó admitir que hay numerosos errores en New Digg, y puso el ejemplo de que no tenían que haber puesto la vista personalizada de noticias por defecto. Por eso se hace cada vez más necesaria una respuesta “grande, valiente y nueva”. Falta por saber quién se atreverá a dar ese paso en una empresa que llega tres CEOs en seis meses, incluido el propio Rose.

Digg está cayendo en picado

En tan sólo once semanas, Digg ha perdido un 34% de sus visitas en el Reino Unido y un 24% en Estados Unidos, según los datos de Hitwise. Comenzó en el mes de agosto, justo a las puertas del cambio radical que trajo New Digg.

Hasta ese momento, Digg llevaba cuatro años con una posición muy estática, prácticamente sin cambios. Entonces llegó ese movimiento brusco del mes de agosto que trajo, de una vez, nueva interfaz, nuevo algoritmo de popularidad y todo lo relacionado con la condición social de cada usuario. El resultado: usuarios nada satisfechos.

New Digg no consiguió sacar a esta red de su caída libre, que ha continuado de forma  espectacular como muestran el siguiente gráfico. Tanto en Reino Unido como en Estados Unidos ha dejado de ser representativa dentro del tráfico diario de la red.

La caída de visitas ha originado un círculo vicioso que puede suponer la condena definitiva de Digg. Al no tener visitas propias ha dejado de enviar tráfico referido a las páginas web y, por tanto, ha dejado de ser relevante para los webmasters.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.