Social Media

The Food Mirror: un Instagram mucho más “alimenticio”

The Food Mirror: un Instagram mucho más alimenticio
Escrito por Manuela Astasio

Hablamos con Raúl López de Gereñu, uno de los promotores de este proyecto, que pretende crear una comunidad global dedicada a la alimentación que vaya más allá de la gastronomía y lo ‘foodie’.

The Food Mirror es una aplicación móvil de factura española lanzada hace apenas un mes, que pretende construir una gran comunidad de aficionados a la comida y la bebida a nivel global que defina cuál es el horizonte de tendencias en el ámbito de la alimentación.

Porque, como aclara en una entrevista con TICbeat uno de los promotores de este proyecto, Raúl López de Gereñu, lo de The Food Mirror “no es gastronomía, sino alimentación”. “Queremos construir una comunidad de foodies, pero desde una perspectiva de innovación social que haga partícipes a los consumidores. Pese a lo mediático que resulta el cliente foodie, nosotros nos dirigimos al sector alimentario, a quienes crean los alimentos desde el principio. Nos interesan más los supermercados que los restaurantes”, resume.

Una ‘app’ para ‘foodies’ que va más allá de la gastronomía

Disponible para Android y de descarga gratuita y con un entorno similar al de Instagram, The Food Mirror consta de un timeline en al que los usuarios van subiendo instantáneas de cualquier cosa relacionada con el mundo alimentario que les llame la atención: un envoltorio, un plato, una fruta ecológica, un servicio, un producto, otra red social…

The Food Mirror: un Instagram mucho más alimenticio

Los usuarios toman la fotografía, le otorgan una categoría dentro de las diez que existen en la app y la publican. Con la foto, además, pueden adjuntar sus observaciones, de manera, señala López de Gereñu, que la aplicación no se limite a funcionar como una simple red social de fotografía, sino como un lugar en el que también haya espacio para el comentario.

López de Gereñu pone algunos ejemplos de publicaciones susceptibles de aparecer en The Food Mirror: como la red social Ginterest, creada recientemente por una marca de ginebra, en la que la gente cuelga fotos de sus gin tonics, o como ese nuevo formato de pizza ”portátil” con un palo similar al de los polos helados, que está lista para comer después de dos minutos en un tostador. “Son cosas que pueden tener más recorrido o no, pero compartirlas es interesante. Nosotros queremos impulsar toda esa creatividad que vemos latente”, apunta.

El concepto de foodie, indica López de Gereñu, va muy ligado a las fotos de platos y comida en Instagram pero en The Food Mirror quieren darle una nueva vertiente, que abarque también, por ejemplo, campañas acertadas de marketing o nuevas formas de consumo. “Nosotros dejamos a los observadores que sean ellos los que determinen qué es innovador y qué no lo es”, cuenta.

Una forma amigable de hacer Big Data en alimentación

Respecto a sus usuarios, López de Gereñu presume que son gente interesada en alimentación, pero no necesariamente perteneciente a ese sector profesional. “Puede ser simplemente gente a la que le interese la innovación o le guste curiosear. En este primer mes hemos detectado perfiles muy variopintos, procedentes del diseño, de medios de comunicación, de la investigación…”

López de Gereñu explica que, precisamente, uno de los principales objetivos de The Food Mirror es el de “aprovechar toda la inteligencia colectiva que genere su plataforma para activar focos de innovación y transferir conocimiento a las pymes del sector”.

Es decir, algo así como “una forma amigable de aproximarse al Big Data”, una tecnología cuyo futuro papel en el campo de la alimentación es subrayado por López de Gereñu. “Lo del Big Data es algo muy manido, pero poco aplicado; se habla mucho y no hay cosas firmes”, explica el responsable de The Food Mirror. “ Se trata de ir dando pasos en este sentido, en el de un conocimiento generado por la comunidad”, añade.

Como reza su propia página web, The Food Mirror busca optimizar los procesos de innovación, marketing e internacionalización de las pymes alimentarias. “Nuestra oferta combina la ciencia, la red, la innovación, la sensorialidad, la estrategia y la creatividad”, proclama su equipo.

The Food Mirror está disponible en español e inglés para dispositivos que funcionen con un sistema operativo Android 4.0. o superior. López de Gereñu indica que ya cuenta con muchos usuarios en países latinoamericanos como México y Argentina, y anuncia que, en breve, comenzará una campaña de difusión  global, cuyo objetivo es “dar cancha a The Food Mirror en el mercado anglosajón”.

 

The Food Mirror está vinculada a Azti Tecnalia, un centro de innovación tecnológica del País Vasco dedicado, entre otros, al sector alimentario.

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.