Social Media

Facebook revela cómo guarda sus datos

facebook codigo abiertoFacebook ha hecho públicas las especificaciones de sus centros de datos, en Prineville, Oregon. De esta forma la compañía ha colgado en la web (Open Compute Project) el proceso de construcción y el estado actual de un sistema que sostiene una red social con 600 millones de usuarios. Éste es un movimiento que contrasta con el secretismo que practican Google, Amazon y otros grandes.

Las implicaciones de este movimiento de Facebook se centran en la disponibilidad pública de una parte importante del conocimiento de la compañía. La estructura que ha empleado para sus centros de datos y su infraestructura, que sostienen una red social de 600 millones de personas, se ha abierto.

El Open Compute Project, nombre con el que Facebook ha bautizado a la iniciativa, recoge especificaciones técnicas y los diseños utilizados para construir toda su estructura.

La decisión que ha tomado Facebook de abrir el código de sus centros de datos se aleja de las políticas de otras compañías, como Google, Amazon o Twitter. Éstas optan por mantener en secreto las especificaciones y la estructura de sus centros de datos para no dar ventaja a la competencia en el mercado del cloud computing.

Especialmente vacío de información es el caso de Google, cuyo centro de datos en The Dalles, también en Oregon, ha sido comparado con el famoso (y dado a disparar las mentes más imaginativas) Area 51. El secretismo en este ámbito es radical. Facebook ha optado por una estrategia diferente, liderando un proceso (ya iniciado por Rackspace y otros grupos) que puede conducir a la innovación, como siempre ocurre cuando se comparten conocimientos.

El movimiento de Facebook no afectará a la mayor parte de las compañías, pero para empresas con infraestructura pesada, como pueden ser Amazon, Google o Yahoo, esto supone un cambio de las reglas del juego. Ahora cualquiera puede observar en opencompute.org cómo construir un potente centro de datos escalable.

Sobre el autor de este artículo

Pablo G. Bejerano