Social Media

Facebook colaborará con Alemania en la lucha contra el racismo online

Nuevo logo Facebook
Escrito por Manuela Astasio

La red social y otras tecnológicas incrementarán sus esfuerzos contra la proliferación de manifestaciones xenófobas en Internet.

La red social Facebook y el ministerio alemán de Justicia han alcanzado un acuerdo para colaborar en la búsqueda y eliminación de contenidos xenófobos en el sitio web de la compañía en el país germano, que afronta una de las mayores oleadas de inmigrantes y refugiados de su historia, en gran parte huidos de la guerra de Siria, con un goteo constante de noticias de ataques racistas.

Así lo ha publicado The Wall Street Journal, que informa de que representantes de Facebook en Europa han anunciado que trabajarán mano a mano con el ministro alemán del ramo, Heiko Maas, para luchar contra los contenidos que inciten al odio online. Maas se encargará de coordinar un grupo de trabajo en el que estarán representadas otras tecnológicas, que se dedicará a evaluar si el contenido etiquetado como inapropiado dentro de sus respectivas plataformas viola las leyes alemanas o entra, por el contrario, dentro del derecho a la libertad de expresión.

Facebook, por su parte, se ha comprometido a ofrecer apoyo económico a aquellas organizaciones que se dediquen a luchar contra los discursos de odio online y que colaboren en la eliminación de comentarios y contenidos que los inciten.

Facebook defiende su actuación

La plataforma no cree, sin embargo, que este acuerdo sea un punto de inflexión en su línea de actuación, y se refiere a él en todo momento como un incremento de sus esfuerzos en la lucha contra los comentarios racistas. El equipo de Facebook ha defendido con anterioridad que cuenta con un equipo de trabajadores que hablan alemán centrados en eliminar publicaciones inadecuadas, y que su trabajo siempre se ha ajustado a sus normas de la comunidad, que prohíben expresamente posts que inciten al odio o a la violencia, y a la ley alemana, que castiga con penas de hasta tres años de prisión los comentarios públicos que llamen al odio por motivos religiosos o raciales, y de hasta cinco en aquellos casos en los que se niegue el Holocausto. Sin embargo, la política de eliminación de contenidos de la red social que dirige Mark Zuckerberg nunca llueve a gusto de todos, y en las últimas semanas tanto la opinión pública como la esfera política alemanas se han manifestado insatisfechas con la eficacia de Facebook en este sentido.

La semana pasada la canciller alemana Angela Merkel declaró a un diario local que las muestras de odio y racismo online no eran algo que solo atañese al gobierno, sino que también involucraban a las plataformas, como Facebook, en las que se produjeran dichas manifestaciones “Si hay personas que se dedican a incitar al odio usando su propio nombre, no solo el gobierno tiene que hacer algo, también Facebook”, dijo, en declaraciones al periódico Rheinische Post. Fuentes del gobierno alemán han asegurado que son muchas las quejas de ciudadanos que en las últimas semanas han manifestado que Facebook no estaba borrando comentarios racistas pese a sus solicitudes para que así lo hiciera.

En la segunda mitad de 2014 el número de comentarios que Facebook borró de su plataforma en Alemania por promover el odio y la xenofobia duplicó al registrado en el anterior semestre de ese mismo año. No obstante, personas cercanas a la red social en el país germano han señalado a TWJ que no quieren caer en acciones ‘editorializantes’, que favorezcan la publicación de contenidos de una determinada línea ideológica y prohíban otra, y han defendido que su plataforma debe ser espacio de “debates políticos”. Asimismo, han declarado que la de refugiados no debe ser, a diferencia de minorías étnicas y religiosas, una categoría protegida, y que sus usuarios deben tener derecho a criticar a otros por sus acciones y no por sus identidades.

Para Facebook, ser coherente y respetar, al mismo tiempo, la libertad de expresión nunca ha sido fácil. La aplicación que la red social realiza de sus normas comunitarias ha despertado las críticas de sus usuarios por motivos tan dispares como eliminar imágenes de una madre que amamanta a su hijo y permitir que un vídeo de una decapitación permaneciera en línea. Cuando se ha pronunciado públicamente al respeto, Mark Zuckerberg ha optado con frecuencia por una postura pragmática.

 

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.