Social Media

Es inconstitucional que un cargo público de EEUU bloquee a alguien en Twitter

Guía para usar y compartir imágenes en Twitter
Escrito por Marcos Merino

Según una reciente sentencia, dicha acción vulnera la Primera Enmienda. Esto sienta jurisprudencia que afectaría a una reciente demanda contra Trump.

Hace unas semanas, el Knight First Amendment Institute demandaba ante la Corte Federal de Manhattan al presidente Donald Trump y a varios miembros de su gabinete, a causa del masivo bloqueo que venían realizando en Twitter contra usuarios críticos. El argumento de la entidad sin ánimo de lucro tenía como eje la naturaleza de la citada red social como “foro público según la Primera Enmienda”, que tanto Trump como sus subordinados usan de manera constante para puentear a los medios y comunicarse directamente con el electorado, por lo que impedir que los usuarios damnificados puedan leer sus publicaciones y responderlas atentaría directamente contra la Constitución estadounidense (concretamente, afirman, contra “el derecho de toda persona a presentar opiniones disidentes sin temor a ser procesada”).

Pero ahora un tribunal federal de Virginia ha dictado una sentencia que afecta de lleno a la demanda del Knight First Amendment Institute: el juez de distrito James Cacheris ha dictaminado que Phyllis Randall, presidenta de la Junta de Supervisores del Condado de Loudoun, violó el derecho a la libertad de expresión de una de las componentes del organismo, a la que bloqueó en Facebook después de que acusara a la Junta Escolar de Loudoun de corrupción. Cacheris considera que, dado que Randall actúa como cargo público en su página de Facebook, la supresión de comentarios críticos vulnera la Primera enmienda.

El abogado de Randall sostuvo que el Facebook de su cliente no representa a la institución porque no se usan recursos públicos para mantenerlo, pero la juez se negó a tener en cuenta esta argumentación alegando que dicha cuenta se venía usando para solicita a los electores su opinión sobre asuntos públicos en horas de oficina. Y si bien las consecuencias legales de la sentencia para la acusada no serán demasiado relevantes, la jurisprudencia generada plantea, según reconoce la propia juez “cuestiones importantes acerca de las limitaciones constitucionales aplicables a las cuentas sociales de cargos electos“. Unas cuestiones que pueden afectar de manera directa al comportamiento digital del más famoso y polémico usuario de Twitter.

Vía | Engadget

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.

  • Miguel Matos

    ¿Se podrá usar como precedente para, no lo sé, quizás forzar a que funcionarios públicos tengan prohibido bloquear usuarios por cuestiones políticas, morales y de diversa índole?