Social Media

El experimento “al estilo Facebook” de un popular portal de citas estadounidense

El experimento “al estilo Facebook” de un popular portal de citas estadounidense
Escrito por Manuela Astasio

En sus diez años de trayectoria OkCupid ha experimentado con su poder de sugestión sobre sus usuarios de distintas maneras.

En una extensa entrada de blog el cofundador del popular portal de citas online estadounidense OkCupid, Christian Ruddell, se mostraba así de rotundo con aquellos que todavía se sienten escandalizados por el “experimento” que Facebook realizó en 2012 entre sus usuarios pero no desveló hasta hace unas semanas.

“Si utilizas Internet”, asegura, “serás el sujeto de cientos de experimentos en cualquier lugar y en cualquier sitio. Porque así es como funcionan los sitios web”.

Y es que, según acaba de hacer público su cofundador, OkCupid también lleva buena parte de sus diez años de trayectoria experimentando con los flechazos online de sus usuarios de diversas formas.

El poder de la sugestión

De todas las desveladas por el portal, la que más cola ha traído, sin duda, es aquella en la que quisieron comprobar el efecto que su algoritmo de compatibilidad tenía en la búsqueda de citas por parte de sus usuarios, manipulando éste a conciencia. OkCupid muestra a sus usuarios cuando buscan pareja un medidor al que llama “porcentaje de afinidad”, que se basa en distintos criterios de los perfiles de los usuarios y los mensajes que intercambian.

Así, OkCupid probó dos experimentos. Por un lado, escogió a parejas con una compatibilidad por debajo del 30% y modificó su porcentaje de afinidad, aumentando éste hasta el 90%. El resultado fue que la probabilidad de que estas parejas arrancaran una charla aumentó desde el 14,2% hasta el 16,9%. Y la de que la conversación se prolongara durante, al menos, cuatro mensajes (el mínimo que el equipo de OkCupid califica de “verdadera conversación”) ascendió desde el 9,7% hasta el 17,4%.

El experimento “al estilo Facebook” de un popular portal de citas estadounidense

En el blog, Ruddell se refiere al “poder de la sugestión” para explicar este fenómeno y señala que cuando OkCupid les dice a dos personas que encajan, “éstas actúan como si así fuera, incluso cuando no son buenas la una para la otra”.

El portal de citas también decidió probar en el sentido inverso: manipulando a la baja porcentajes de afinidad elevados entre parejas de usuarios. Así, observó que las posibilidades de que un mensaje se convirtiera en una conversación entre dos personas con el 90% de compatibilidad según el verdadero algoritmo disminuía de un 20% a un 16% cuando se les decía que esta tasa era del 30%.

El cofundador de la compañía asegura en su entrada que todos los usuarios que formaron parte del experimento fueron informados de ello cuando éste concluyó, y que a todos se les notificaron los verdaderos medidores de compatibilidad con aquellas personas con las que habían estado chateando.

…y el poder de una buena foto de perfil

Otra de las pruebas a las que OkCupid ha sometido a sus usuarios tiene que ver con uno de los eternos dilemas de las leyes de la atracción: ¿físico o personalidad? En sus primeros tiempos el portal incorporaba en cada perfil mostrado dos botones: uno para puntuar la personalidad del usuario, descrita en un texto que él mismo podía escribir, y otro para valorar su foto o avatar de perfil. Pero el equipo, según desvela Ruddell, tenía la sospecha de que los usuarios solo se fijaban en la foto.

El experimento “al estilo Facebook” de un popular portal de citas estadounidense

Para confirmarlo, tomaron una pequeña muestra de usuarios y analizaron las puntuaciones que otros les daban durante dos períodos de tiempo de la misma extensión; uno, en el que tanto fotografía como texto de perfil se mostraban, y otro en el que el texto había sido ocultado. El resultado es que la mayoría de los usuarios obtuvieron puntuaciones muy similares en estos dos períodos de tiempo. Ruddell explica que la máxima influencia detectada por los textos en la valoración obtenida por los usuarios no sobrepasó el 10%.

¿Qué pensarán los usuarios de OkCupid de todos estos experimentos, en los que se han visto involucrados ellos y su búsqueda de ligues, parejas o una media naranja? ¿Se sentirán tan utilizados y engañados como los de Facebook? En cualquier caso, no todos son unos angelitos: un matemático de la Universidad de California y Los Ángeles contó hace algunos meses su experiencia hackeando OkCupid para asegurarse de que encontraba a la mujer de sus sueños.

Foto cc: Михал Орела

 

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.