Social Media

Diez veces en las que Mark Zuckerberg tuvo que pedir perdón por Facebook

zuckerberg juicio

Desde Cambridge Analytica hasta pornografía infantil, homofobia o su peculiar defensa a los negacionistas del Holocausto: estos son algunos de los peores momentos de Mark Zuckeberg al frente de Facebook, en los que su credibilidad ha quedado en entredicho.

Mark Zuckerberg, pese a sus numerosos intentos por limpiar su imagen y mostrarse incluso como un potencial candidato presidencial, nunca ha estado ajeno a la polémica. Desde la misma gestación de Facebook -denuncias por haber robado la idea incluida- hasta su discutida reacción a la película que recreó dicho momento, pasando por su soberbia ante otros directivos e inversores... todo lo que rodea a este hombre parece teñido de discusión y quejas.

A ello hemos de sumar metedoras de patas, infracciones y escándalos en la opinión pública que han obligado al bueno de Mark Zuckerberg -o a sus lacayos más cercanos- a salir a la palestra para pedir perdón (y, al poco, reincidir en los mismos errores).

¿Te has dado cuenta alguna vez de que Mark Zuckerberg siempre viste igual?

En FOX News, medio que en numerosas ocasiones ha acusado a la red social de ser una plataforma liberal y de manipular la opinión pública (justo lo mismo de lo que se le acusa a esta cadena por parte de los principales medios de comunicación norteamericanos), han recopilado algunos de los peores momentos de Mark Zuckeberg al frente de Facebook, en los que su credibilidad ha quedado en entredicho: 

Cambridge Analytica

El escándalo más conocido en el que ha estado inmerso Facebook es el archiconocido caso ‘Cambridge Analytica‘. El propio Zuckerberg tuvo que testificar y disculparse públicamente ante el Congreso y Senado norteamericanos, así como el Parlamento Europeo, debido a este “abuso de confianza” que permitió a esta consultora política -que trabajó en 2016 para la campaña presidencial de Donald Trump- recopilar ilegítimamente datos personales de 87 millones de usuarios.

Rusia y Donald Trump

Otro de los grandes escándalos protagonizados por Facebook también tiene que ver con las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016. En concreto, se trata de todas las acusaciones de que la red social no puso freno alguno a la propagación de ‘fake news’ en contra de Hillary Clinton y que, según las sospechas, estarían promovidos por grupos cercanos al gobierno ruso.

Aunque Zuckerberg negó en un principio las acusaciones (eran “una idea bastante loca”, en su opinión), las acusaciones de los jurados federales (13 rusos y tres compañías de ese país relacionadas con las campañas de manipulación de la opinión pública) y las sucesivas investigaciones parlamentarias obligaron a la número dos de Facebook, Sheryl Sandberg, a admitir que la compañía le debía pueblo estadounidense “una disculpa por nuestro papel en permitir la interferencia rusa durante las elecciones”.

Declaración de Independencia de EEUU

Imaginen que un medio, como el The Vindicator en Liberty County, Texas, publica partes de un documento tan icónico como la Declaración de Independencia de EEUU. En concreto, fragmentos como este: despiadados indios salvajes, cuya regla de guerra conocida es la destrucción indistinta de gente de todas las edades, sexos y condiciones”.

¿Tiene Mark Zuckerberg los días contados como presidente de Facebook?

Obviamente no es un texto políticamente correcto hoy en día, pero su marcado carácter histórico lo enmarca a la perfección en su lugar… salvo que sea un algoritmo de Facebook el que lo analice. La red social eliminó este contenido por un supuesto “delito de odio”, que tuvo que ser rectificado posteriormente por Zuckerberg y los suyos pidiendo perdón no sólo a esta institución, sino a todo el país -en el que tiene su sede- que se basa precisamente en ese papel.

Menores y contenido extremo

El británico Channel 4 descubrió recientemente que Facebook permitía a sabiendas la difusión de contenido extremo, accesible incluso por menores de edad a los que la red social permitía su consumo sin ninguna restricción. En esta ocasión fue el vicepresidente de Política Global de Facebook, Richard Allan, quien admitió a esa misma cadena de televisión que “han identificado algunas áreas en las que hemos fallado, y estoy aquí para disculparme por esos errores”.

Censura de ‘I Stand for the Flag’

A principios de julio, la plataforma social impidió que la Wes Cook Band utilizara sus herramientas publicitarias para promocionar su canción “I Stand for the Flag” debido a su “contenido político”. La canción incluye letras ‘tan ofensivas’ como: “No importa si eres negro o blanco, o a quien amas. Yo represento la Bandera y la Bandera nos representa a todos nosotros”.

Finalmente, Facebook tuvo que cambiar su criterio y admitir su error de juicio. “Hemos hablado con la Wes Cook Band para explicarles que cometimos un error (…) Agradecemos su paciencia mientras trabajamos para mejorar nuestras políticas”, afirmó la compañía en un comunicado oficial.

Sugerencias de pornografía infantil

Los usuarios británicos también son los protagonistas de otro de los fenómenos discutibles de Facebook: las sugerencias de esta red social supuestamente proporcionaban resultados desagradables para los usuarios que buscaban “vídeo de”. Con desagradables queremos decir pornografía infantil y contenidos de extrema violencia, entre otros. Una vez se destapó este escándalo, Facebook se limitó a informar de que habían eliminado las “predicciones ofensivas” tan pronto como tuvieron noticia de ellas.

‘Fake news’ y Holocausto

Las ‘fake news’ han sido un quebradero de cabeza relevante y constante para Zuckerberg, máxime cuando al fundador y consejero delegado de la plataforma se le ocurre la genial idea de justificar que Facebook no retire los contenidos de negacionistas del Holocausto. “(No estamos) en el negocio de tener gente que esté decidiendo qué es verdad y qué no”, dijo el bueno de Mark, quien finalmente tuvo que aclarar semejante comentario: “Personalmente encuentro la negación del Holocausto profundamente ofensiva, y no tenía la intención de defender la intención de las personas que lo niegan”.

¿Peluquero o político?

El gigante de la tecnología, ante las críticas por la manipulación e influencia en las campañas electorales, impuso reglas más estrictas respecto a los anuncios políticos en la plataforma, obligándoles a revelar su identidad y ubicación. Hasta aquí la medida parece de lo más lógica… de no ser porque también se aplicaron estas limitaciones a negocios que distaban mucho de ser políticos, como peluquerías.

“La aplicación nunca es perfecta en el momento del lanzamiento, pero es por eso que tenemos procesos establecidos para que las personas y los anunciantes nos ayuden a mejorar”, reconoció a Fox News Rob Leathern, director de gestión de productos de Facebook.

Censura a partidarios de Trump

Y si unos critican a Facebook por haber dado espacio a que se propaguen y fomenten noticias falsas en favor de Donald Trump, los partidarios del actual presidente norteamericano se quejan de que sus publicaciones son a menudo censuradas o infravaloradas en la red social. Incluso, algunos vídeos de personalidades ‘pro-Trump’ han sido etiquetados como “inseguros para la comunidad”. Monika Bickert, directora de Global Policy Management en Facebook, admitió ante el Congreso norteamericano que la compañía “gestionó mal” la relación  con algunos de estos personajes.

Homofobia

No podía faltar en esta lista Instagram, también propiedad de Facebook, red social que eliminó una fotografía de dos hombres besándose -tomada por la fotógrafa británica Stella Asia Consonni- para una revista por violar las pautas de la comunidad. La publicación, que una fuente le dijo a Fox News que fue eliminada debido a un error humano, fue restablecida y un portavoz admitióque fue retirada “por error”.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.