Social Media

Del PP a GAP: los cambios de logo más polémicos en redes sociales

logo-pp

Echamos la vista atrás a los logos más polémicos en Twitter de los últimos años, incluyendo el reciente rediseño del logo del Partido Popular, presentado esta misma semana.

Esta semana, el Partido Popular estrenó su nueva imagen y apariencia visual, plasmada principalmente en un nuevo logo circular azul sobre fondo blanco que mantiene la característica gaviota de esta formación y las siglas de la entidad. Un logo que trataba de ser más fresco y moderno pero que ha acabado por resultar en un sinfín de críticas y burlas, tanto en la esfera política como en redes sociales.

En ese sentido, Twitter se ha cebado con el nuevo diseño del PP. En el día de su lanzamiento llegó a ser trending topic y  no precisamente por las felicitaciones al grafista que ideó el logo. De hecho, la mayoría de los comentarios tendieron a comparar el nuevo logo del PP con la imagen de otras populares marcas, como Matutano o Pepsi. Tampoco faltaron quienes encontraron similitudes entre la forma redondeada del logo del PP y el círculo blanco sobre fondo morado de Podemos, su teóricamente mayor rival en las próximas elecciones de invierno al Congreso y al Senado españoles.

Otra de las mofas que se replicaron por doquier en Twitter fue la inversión del logo del PP a modo de que la gaviota figurase como el mostacho de ‘El Bigotes’, uno de los cabecillas de una de tantas tramas de corrupción que afectan actualmente al Partido Popular. Asimismo, fueron muchos los tuiteros que aludieron a la poca creatividad de esta formación y a que hayan depositado en este cambio de imagen su estrategia de renovación de cara a las próximas elecciones: una renovación estética, aseguran, que no cambia el fondo ni las ideas del partido.

 

 

No es el único caso de un logo polémico en Twitter

El del PP no es un caso aislado ni mucho menos. Cada vez que una empresa u organización de relevancia cambia su imagen corporativa se desata toda una intensa conversación en torno a ello y, en muchas ocasiones, la comunidad de usuarios se aglutina en torno a las quejas despiadadas contra la marca en cuestión.

Quizás el caso más flagrante de ello sea el de GAP. La firma de ropa anunció en 2010 un nuevo logo que abandonaba las tradicionales letras mayúsculas de la compañía y cualquier atisbo que la distinguiera de cualquier otra compañía del mundo, ni tan siquiera identificándola como un fabricante de ropa.

Gaps-new-logo-006

Tras la intensa campaña en redes sociales en su contra, con parodias tan elaboradas como estas, GAP decidió –en menos de una semana– retirar el proyecto y volver a su antiguo logo, para alegría de sus seguidores (y pena de sus detractores).

parodia2

 

parodia3

Más recientemente encontramos el caso de Spotify, compañía que no acometió un gran cambio visual sino que simplemente se limitó a modificar el tono de verde de su logo. Así, el característico verde oscuro de su logo pasaba a ser verde chillón y este color se expandía también a las letras de la compañía, que cobraban esta tonalidad en lugar del característico negro. Los tuiteros no tuvieron piedad y definieron este nuevo verde como “color verde moco” o “verde nuclear”.

 

El logo de la candidatura Madrid 2020 a los Juegos Olímpicos tampoco corrió mucha suerte. En un primer momento el diseño ya fue criticado por parecerse mucho a unas chanclas de playa y guardar muy poca seriedad de la que cabría esperar de un proyecto tan ambicioso como era el caso.

madrid 2020 logo

 

Pero el problema tomó verdaderas dimensiones en Twitter cuando se desveló el diseño original del logo, el que presentó su creador, que poco tenía que ver con el que finalmente rediseñó el Ayuntamiento de Madrid y que era, a juicio de la comunidad, bastante peor…

Hillary Clinton tampoco triunfó con su logo hacia la Casa Blanca

La candidata por los demócratas a la Casa Blanca, exprimera dama y exsecretaria de Estado de los EEUU tampoco logró contener a la masa enfurecida de tuiteros que cargaron contra el logo con el que presentó, a través precisamente de las redes sociales, su candidatura a la presidencia del primer país del mundo.

 

Su logo, una “H” azul con flecha roja, fue comidilla de muchos internautas el pasado abril, que no comprendían cómo alguien como Hillary Clinton puede haber apostado por una imagen tan amateur para un proyecto tan importante como el asalto a la Casa Blanca. No son pocos los que, además, trazaron paralelismos entre su imagen y logos como clásicos como el de FedEx o, incluso, el de Wikileaks.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.