Qué debe temer Facebook de Google+

googleEl lanzamiento de Google+ está llamado a revolucionar el mundo social si atendemos a la expectación que ha levantado entre el público especializado. Las comparaciones con Facebook no cesan en este primer contacto con la nueva plataforma, ni tampoco los escépticos que dudan del poder de convocatoria de ésta. Pero Google tiene más de 1.000 millones de usuarios registrados en sus diferentes servicios: potenciales – y viables – clientes para el nuevo producto.

Google+ se ha lanzado sólo hace unos días y la compañía ya tuvo que frenar la adopción, que se realizaba a través de invitaciones. La expectación levantada ha sido radical, pese a que muchos dudan de la posibilidad de competir contra Facebook.

Si nada más aparecer Google+ buscamos cuál es el elemento diferenciador respecto a Facebook, las comparaciones en un sentido o en otro siguen aflorando días después del lanzamiento de la plataforma. Desde AllFacebook, Nick O’Neill propone una reflexión sobre la capacidad que tiene la nueva red social para competir con el líder indiscutible en estos momentos.

Según señala en su post, “Los usuarios no tendrán la opción de no usar Google+”. Esto se deriva de que toda la masa de clientes que tiene la compañía en sus diferentes servicios, cuando se conecten a los mismos, recibirán notificaciones sobre la actividad de sus contactos si éstos se encuentran en la red.

En definitiva se trata de una estrategia integral. Google está dando un paso muy importante para hacer sociales sus servicios, desde el buscador al resto de su oferta. Por ello el proyecto de red social va más allá y es posible que se convierta en la piedra angular del funcionamiento de sus productos que la compañía quiere impulsar.

Esto no quiere decir que Google+ vaya a suponer el fin de Facebook ni mucho menos, porque quizá ni siquiera llegue a hacer una competencia directa y agresiva, sino que ambas plataformas convivan proporcionando uso distintos. Aunque ya estén formas de exportar tus amigos de Facebook a Google+.

O’Neill también señala un punto importante: los desarrolladores. Facebook recibe parte de sus ingresos de lo que generan las aplicaciones que se emplazan en la red social, mientras que Google no tendrá tanta necesidad de retener ese dinero, permitiendo a los programadores cobrar la totalidad de lo que produzcan sus creaciones.

Contenidos Relacionados

Top