Social Media

Cuando nuestra vida 2.0 puede hacernos perder un trabajo

algoritmo de twitter, algoritmo de facebook, algoritmo de instagram

La imprudente vida online provoca a los españoles la pérdida de amigos, intimidaciones, pérdidas financieras, rupturas sentimentales o pérdidas de empleo.

En el mundo conectado en el que vivimos, las redes sociales pueden servir para encontrar empleo… pero también para perderlo. Así, todos conocemos casos de allegados o virales que, por unas meteduras de pata u otras, han visto como su actividad online personal les ha costado su puesto de trabajo. Un reciente estudio de B2B International y Kaspersky pone cifras a esta falta de precaución: un 12% de los españoles no tiene ningún cuidado a la hora de mantener sus actividades e información personal a salvo y un 7% ha perdido su empleo como consecuencia de ello.

El informe confirma que entre todos los datos que se comparten en la red en España destacan fotografías de sí mismos (58%), datos de contacto (43%), imágenes de otras personas (51%), datos personales sensibles (28%) e información relacionada con el trabajo (27%). Además, el 12% de los usuarios confiesa que ha compartido sus secretos (12%), mientras que un 9% ha comunicado información privada de otras personas o ha compartido sus datos financieros (9%).

Sin embargo, y a pesar de estas cifras, a la mitad de los españoles les preocupa los daños que esa información publicada les pueda ocasionar, tanto en términos de pérdidas financieras o estrés emocional. De hecho, a un 35% de los encuestados les preocupa que esos datos dañen sus relaciones, ofendan o avergüencen a alguien (32%) o afecten a su carrera profesional (12%).

Pero nuestra conducta imprudente tiene excusa, al menos a los ojos de los encuestados en el marco de este estudio. Así, un 15% admite que han compartido información confidencial de manera accidental y uno de cada diez ha sufrido como consecuencia de ello. Entre las consecuencias, se incluyen la pérdida de amigos (34%), intimidación (11%), pérdidas financieras (17%), ruptura sentimental (15%) o pérdida del empleo (7%).

Redes sociales y alcohol, mala combinación

Aun así, todavía un 12% no toma ninguna precaución para mantener a salvo sus actividades e información online. En contrapartida, un 47% asegura mantener la interacción con su familia y amigos separada de otras actividades online, y un 31% dice revisar todos los mensajes antes de enviarlos.

Por otro lado, una cuarta parte de los encuestados evita enviar o intercambiar información cuando ha bebido, y un 34%, con sentimiento de culpa, opta por llevar una medida ineficaz: borrar rápidamente su historial de Internet tras compartir información.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.