Social Media

Cómo saber si estás demasiado enganchado a las redes sociales

adictos_redessociales_internet
Escrito por Sin Embargo

Estamos en una sociedad obsesionada con la tecnología, en la que se lanzan 500 millones de tuits al día y 1.280 millones de personas usan Facebook. ¿Eres tú un adicto a las redes sociales? He aquí algunos síntomas que, según el experto Alex Soojung-Kim Pang, lo evidencian.

Sin embargo/HuffPost.- En una sociedad obsesionada con la tecnología, en la que 500 millones de tuits son lanzados cada día y 1.280 millones de personas usan Facebook, ¿cómo puedes darte cuenta de que tu afición por hacer “check in” ha ido demasiado lejos?”. Alex Soojung-Kim Pang, doctor, experto en tecnología y autor de The Distraction Addiction, comparte con The Huffington Post algunos de los signos más comunes qué te dicen que debes desconectarte un poco de las redes sociales.

Sabes “demasiado” de tus conexiones

“La señal de alerta que hay que tener en cuenta aquí es cuando empiezas a volverte compulsivo por saber los estados de tus “amigos” en redes sociales, dice Pang. Así que si conoces fácilmente que el tipo que alguna vez conociste en una fiesta se acaba de comprar una casa, y hasta espiaste el perfil de Facebook de su mujer, quizá quieras revaluar cuánto tiempo pasas en línea.

“La ironía de las redes sociales es que mientras pueden ser muy buenas para mantenerse al día con los detalles de la vida de tus amigos, engancharse tanto puede oscurecer el panorama y debilitar la capacidad de dar sentido a nuestras propias vidas”, añade.

Haces postres y proyectos elaborados sólo para subirlos a Instagram

¿Pasas más tiempo de lo necesario haciendo que tu ensalada luzca perfecta para una fotografía o recreas proyectos “hazlo tú mismo” de Pinterest, sólo para parecer hábil con las manualidades? Si eres culpable de alguna de estas situaciones, quizá estés listo para un descanso. “Cuando empiezas a moldear tu vida para ser más popular en Twitter o Instagram es momento de dar un paso atrás”, dice Pang. “Pensar en los lugares a los que vas y lo que haces, con la vista de cómo se verá en las redes sociales, socava la capacidad de ser uno mismo”, continua.

No puedes barrer o pintarte las uñas sin tuitear al respecto

Todos tenemos ese amigo en alguna red social que no puede dejar de compartir cada detalle de su vida. Desafortunadamente, tú también puedes ser ese amigo. “Escribir tuits sobre lo que estás haciendo mientras lo estás haciendo o sentir la necesidad de reportar tus pensamientos en tiempo real son signos de que las redes sociales están tomando el control de tu vida”, dice el experto. “Sólo hay 24 horas en un día, y entre más tiempo pasamos compartiendo lo que estamos haciendo hora tras hora, menos tiempo tenemos para descubrir por qué disfrutamos de estas actividades y el significado que dan a nuestras vidas”.

Sientes que no estás a la altura del éxito/felicidad de tus amigos

Navegar a través del feed puede convertirse rápidamente en una inundación de buenas noticias –y muchas veces provocadoras de envidia–. Atestiguar los ascensos, compromisos o vacaciones extravagantes de los amigos puede provocar sentimientos de celos, aun cuando no te das cuenta. De hecho, pasar mucho tiempo en las redes puede causar problemas de imagen corporal negativa en las mujeres, incrementar la ansiedad, e incluso dañar amistades y relaciones amorosas. “Cuando seguir los detalles de la vida de tus amigos interfiere en el desarrollo pleno de la propia, necesitas un descanso”, menciona el especialista.

Tienes ansiedad cuando no tienes acceso a tu teléfono

¿Chequeas Facebook cuando las luces del semáforo están en rojo o mientras hablas con tus amigos en la mesa? ¿Actualizas Twitter en cuanto te despiertas o cuando te estás quedando dormido? “Cuanto más dentro estás de las redes sociales menos material interesante tienes para hablar que valga la pena para el resto de las personas”, dice. Piénsalo, ¿cuántas conversaciones o eventos de la vida real te has perdido porque estabas atrapado en tu teléfono? Cuanto más tiempo pases dando “me gusta” menos agradable será tu propio mundo.

¿Cómo dar un paso atrás? Hay que empezar estableciendo un horario específico para revisar las redes sociales. “Los humanos tienen un horario para ejercitarse, ir al trabajo, comer y dormir. Así que si una hora está determinada diariamente para cenar, lo es también para revisar las noticias de Facebook”, aconseja el experto. Finalmente, es preciso experimentar un límite temporal del acceso. “Rétate a ti mismo a abstenerte de las redes sociales por una semana completa, o, si es muy intimidante, sólo borra Twitter, Instagram y Facebook del teléfono por una semana”, sugiere. “¿Tu vida está yendo mejor o peor? Te vas a dar cuenta que te sientes perfectamente satisfecho sin las redes sociales en tu vida”, concluye Pang.

 

 

Sobre el autor de este artículo

Sin Embargo