Social Media

Cómo saber si tu contraseña de LinkedIn ha sido robada

linkedinEl robo de 6,5 millones de contraseñas de LinkedIn puede tener consecuencias nefastas para la seguridad de los usuarios en esta red social. Lo más lógico ante esta tesitura sería cambiar la clave, pero hay una forma de saber si la nuestra se encuentra en la lista filtrada por el hacker ruso que ha llevado a cabo el ataque. A través de la herramienta LastPass se puede hacer la comprobación en un solo paso.

Aunque su masa de usuarios no se puede comparar con Facebook, LinkedIn es una de las redes sociales más pobladas y la más popular en temas profesionales y de trabajo. Los 6,5 millones de contraseñas que han sido revelados por un hacker ruso han hecho saltar las alertas.

La lista publicada no llevaba asociados los nombres de usuario, pero aun así no es difícil que esta información sea explotada por otros hackers. Con un programa adecuado y más datos se puede buscar la coincidencia entre credenciales y hacer peticiones de acceso, esperando a que algunas sean aceptadas.

Desde la web LastPass.com podemos asegurarnos que nuestra contraseña no esté entre los 6,5 millones de las comprometidas. Sólo hay que introducir nuestra clave y pinchar en ‘Test my password’. El sitio no almacena en sus servidores ni en ningún otro lugar los caracteres que se teclean, según explican en Mashable.

linkedin contraseña robada saber

Si nuestra contraseña no ha sido comprometida podemos estar seguros. En el caso contrario deberemos cambiarlas para estar tranquilos. De todas formas, una clave sólida es importante para impedir el robo de credenciales y los accesos ajenos a nuestras cuentas.

La herramienta de LastPass permite verificar que algunas de las contraseñas típicas han sido robadas. Así, términos simples como ‘password’, ‘contraseña’, los conceptos numéricos o alfanuméricos ‘123456’, ‘123aaa’ o los específicos pero predecibles ‘linkedin’, ‘linkedinpass’ se encuentran entre los 6,5 millones de claves que han sido publicados por el hacker.

Esto no quiere decir que si una contraseña es fuerte no esté en la lista. Sin embargo, sí que indica que los términos más fáciles y predecibles tienen muchas posibilidades de estar entre los 6,5 millones de claves robadas.

Sobre el autor de este artículo

Pablo G. Bejerano