Social Media

La batalla por el liderazgo de la imagen… en movimiento

Escrito por Autor Invitado

Las redes sociales están en auge. Aunque las hay con diferentes fines, no existe una única para cada sector o dedicada a una cosa, sino varias que ofrecen lo mismo. La lucha de titanes está servida.

El mundo de las redes sociales está en auge. Hoy en día puedes encontrar este tipo de redes con diferentes fines, pero no existe una única para cada sector o dedicada a una cosa, hay varias que te ofrecen lo mismo. Y es ahí cuando nos encontramos con una lucha de titanes por hacerse con el beneplácito del mercado.

Hace dos años y medio surgió una plataforma para compartir fotos, Instagram. Una aplicación gratuita donde se pueden subir fotos, retocarlas con una serie de filtros y crear unas imágenes llamativas para después compartirlas con tus contactos y que viesen el gran fotógrafo que llevas dentro. Esta popular red social fue comprada por Facebook y le añadió varias novedades para poder etiquetar a las personas que aparecían en las imágenes. Instagram se hizo tan conocida como referencia de las aplicaciones de fotos que todo el mundo captaba un momento concreto con su móvil y lo compartía con sus contactos. De hecho estos usuarios se reconocen como “instagramers”. Tal ha sido el boom de esta red social que se creó un vídeo viral parodiando al “usuario tipo” de esta moda de las instantáneas.

Primero fueron las fotos y, más tarde, vino el momento de poner el vídeo también de moda.  Y ahí fue cuando Instagram se topó con Vine, una aplicación gratuita de microvídeos desarrollada por Twitter y una nueva red social donde se pueden grabar y compartir videos de 6 segundos de duración. Pero Vine no estaba sola. Cinemagram, Wopp, Viddy, Klip, Keek o GifBoom son alternativas para hacer vídeos fáciles y sencillos. Cada una de ellas con diferentes segundos de grabación, distintas características y usabilidad.

La conocida frase “Vine es un Instagram de vídeos” hizo que Facebook se replantease todas las posibilidades que ofrecía el vídeo, la popularidad que estaba teniendo Vine y el partido que se le podía sacar a Instagram, y se puso manos a la obra para “reducir” el alcance de Vine,  y para que no le quitase ni usuarios ni el liderazgo.

Con esta premisa, el pasado mes de junio, Instagram anunció la opción de grabar vídeos, un lanzamiento con el que transmitía al mercado que había evolucionado y creado su propia alternativa. Desde ese momento, ambas aplicaciones se han sumergido en una batalla encarnizada, como pasó en su momento con las aplicaciones de mensajería, Whastapp y Line, lanzando nuevas funcionalidades y prestaciones que le permitan hacerse con el mercado.

El vídeo también tiene su filón de oro, ya que no todo se puede ver con una sola imagen, muchas veces es mejor grabar un momento para que quede en la memoria. Por eso Instagram ha apostado fuerte incluyendo la opción de hacer vídeos en su aplicación y de esta manera le ha declarado la guerra, directa y firmemente a Vine, su gran competidor.

Instagram con su versión con vídeos sale al mercado con muchas novedades, como los 15 segundos de grabación frente a los 6 de Vine. También incluye la opción de poder retocar los videos con sus 13 filtros, una nueva característica que Vine por ahora no incluye. Además, incorpora una nueva opción, la estabilización de vídeo o función Cinema, que impide que las imágenes aparezcan moviéndose, y la posibilidad de borrar lo último que se ha grabado, y poder seguir grabando otra cosa sin afectar a lo anterior. Algo de lo que carece Vine, que si el usuario borra, borra todo lo que ha grabado. Por último, se ha evolucionado de la reproducción en bucle de Vine como los GIF a reproducir el vídeo de una vez con Instragram.

A la vista está que cada red juega sus cartas con más o menos acierto y que todavía guardan muchos ases bajo la manga pero por muchos órdagos que se echen  será el mercado el que decida quién gana la batalla.

Y tú qué eres, ¿instagramer o viner?

 

La autora de este artículo es María Castillo Gómez, Account Manager de LBi España

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado