Social Media

Alife, una red de luto digital

mockup
Escrito por Marcos Merino

La campaña #1MMemories, destinada a recopilar en las redes sociales recuerdos de personas fallecidas, marca el lanzamiento de esta nueva plataforma.

Cuando la World Wide Web nació, impulsada por jóvenes desarrolladores y emprendedores de todo el mundo, la muerte como hecho social parecía algo ajeno a la misma, algo más propio del mundo analógico del que teníamos la oportunidad de escapar a través de los módems y las pantallas.

Pero en los más de 20 años transcurridos, muchas cosas han cambiado: los jóvenes geeks de antaño no son tan jóvenes, la población más mayor han empezado a superar la brecha digital, e Internet ha dejado de ser un compartimento estanco frente al mundo real. Y por ello, han surgido iniciativas que buscan otorgar un espacio digital al luto y el homenaje a los que se han ido. Ésa es la misión de Alife.

¿Qué es Alife?

Alife se define como “una red social gratuita que permite reunir a amigos y familiares en torno a un ser querido fallecido, y compartir los recuerdos a través de imágenes, textos, vídeos, etc. Contribuye así a homenajear a esa persona que fue importante en nuestras vidas y cuyo recuerdo queremos mantener vivo, además de facilitar el proceso de duelo de quienes le quisieron”. La web está operativa, y de momento –y sin haber hecho el lanzamiento– cuenta ya con 3.000 usuarios.

Otro objetivo de Alife es promover que “seamos responsables de nuestra muerte digital” (es decir, por la suerte que correrán nuestros perfiles sociales): los perfiles de personas fallecidas “no encajan” en las actuales redes sociales, y Alife pretende convertirse en el lugar donde derivarlos.

La historia: de Barcelona a San Francisco

Alife nace de la colaboración entre Lideralia (una startup barcelonesa que “nace con la idea de iniciar proyectos tecnológicos que aporten a la sociedad”) y de Free Range Puppies (una agencia y productora de comunicación formada por españoles residentes en San Francisco, EEUU).

Según nos explica Will Acha, Brand Director de Free Range Puppies, “cuando nos conocimos, les contamos la idea de usar la tecnología para ayudar a la gente que ha perdido a alguien y ellos se entusiasmaron con las posibilidades que esto tenía y del impacto social que podría provocar”.

#1MMemories

Durante el proceso de elaboración del plan de comunicación de Alife, Free Range Puppies decidió impulsar la creación de un movimiento “para luchar contra el taboo de la muerte y el duelo en la sociedad, dando voz a todos aquellos que han perdido a alguien para que compartan un recuerdo de esas personas”.

Así nació la iniciativa por un Día Nacional de Conciencia del Duelo (National Grief Awareness Day), que el pasado 21 de julio inició la recogida de un millón de recuerdos en las redes sociales (recogiendo 1500 publicaciones acompañadas del hastag #1MMemories en los dos primeros días), con el objetivo de recopilarlos en un libro que se remitiría a Barack Obama junto a una petición de declaración del citado Día Nacional.

En el caso de España, Jordi Martínez (Lideralia) nos señala que “pese a su reputación de no tener cultura de compartir el dolor de una forma tan abierta como lo hacen en EEUU, nos está sorprendiendo tanto a nivel de usuarios que ya están utilizando Alife“.

Financiación y modelo de negocio

Alife siempre será abierta y gratuita“, prosigue Martínez, “pero la forma de mantener esta aplicación en un futuro y de convertirla en rentable pasará por la contratación de espacio online (nube) donde almacenar nuestros propios recuerdos de forma cronológica creando nuestra propia ‘Line’ en vida”.

Por ahora, Alife se financia con micro inversión colectiva o cuentas en participación, con la intención de acercar la oportunidad de invertir a todos. La ronda de financiación para desarrollar el proyecto se inició en abril de 2014, y ha conseguido reunir 970.000 euros. Actualmente cuenta con 800 microinversores particulares.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.