Mobile

ZTE Open, Firefox OS se estrena en el ‘smartphone’ más asequible

Escrito por Daniel de Blas

Analizamos a fondo las posibilidades que ofrece el smartphone ZTE Open y su sistema operativo Firefox OS.

El mundo de los smartphones está dominado en la actualidad por la plataforma Android de Google, el iOS de Apple y el emergente Windows Phone de Microsoft. Sin embargo, existen otros sistemas operativos minoritarios que tratan de abrirse paso para constituirse como una alternativa a estos tres grandes, como pueden ser el sistema Ubuntu Phone, basado en Linux, el sistema Tizen impulsado por Intel y Samsung o este Firefox OS, desarrollado por Mozilla, que es también de código abierto y que ya empieza a verse en algunos terminales como los de la española Geeksphone o en este ZTE Open. La gracia de Firefox OS es que es un sistema de código libre, basado en los mismos estándares abiertos que la propia Internet como el HTML5, y que ofrece unas interesantes herramientas para los desarrolladores. ¿Y esto, como consumidor qué significa? Pues en realidad no mucho, salvo el hecho de que Firefox está pensado para funcionar correctamente en móviles poco potentes y que entre sus principios está el no asumir que siempre tienes una conexión de banda ancha activa, es decir que trata de que las descargas de datos en la actualizaciones y otras tareas sean pequeñas, y que trata de evitar que se creen aplicaciones “tontas” que se pueden reemplazar por una aplicación web.

 

 

En cualquier caso, te parezca o no interesante el hecho de probar una de estas plataformas nuevas y alternativas, vamos a tratar de mostrar qué ofrece este ZTE Open y su sistema Firefox OS.

Por fuera

El ZTE Open tiene un diseño muy sencillo con carcasa plástica con un acabado en pintura metalizada y con forma de pastilla de jabón. El acabado es correcto, pero sobre todo en algunos colores, da un aspecto poco elegante. En general, en este tipo de móviles, casi es mejor optar colores más vivos o directamente por acabados más discretos (aunque esto es una cuestión de gustos, claro). Por otro lado, la forma del terminal, aunque tampoco contribuya a darle una imagen moderna ahora que todos los móviles están optando por líneas más angulosas, y su contenido tamaño lo hacen cómodo de manejar.

 

 

La tapa posterior es de plástico delgado y se retira con facilidad para acceder a la ranura para la tarjeta SIM, a una ranura para tarjetas de memoria microSD y a la batería, que es de 1.200 mAh. Un detalle que hay que tener en cuenta es que el terminal, aunque no tiene una memoria interna, se suministra con una tarjeta microSD de 4 GB.

En el lateral izquierdo tiene los botones de volumen y el botón de encendido está en la parte superior derecha y al ser un smartphone pequeño se llega a ellos con toda comodidad. En la parte inferior tiene un conector micro USB y en la parte superior tienes la entrada de auriculares y manos libres (es un detalle que los auriculares suministrados incluyan esta función). El frontal es de cristal y en la parte inferior tiene un único botón de tipo táctil, mientras que en la parte posterior tienes la cámara que no tiene flash (y no busques cámara frontal para hacer llamadas de vídeo porque no la hay).

 

 

La pantalla, es de 3,5 pulgadas con una resolución de 320 x 480 píxeles y es multi táctil con tecnología capacitiva, es decir la misma que en los smartphones de gama más alta (hacemos hincapié en estos datos porque se trata de un terminal muy económico). En cuanto a la imagen que ofrece la pantalla, se puede decir que es muy razonable en cuanto a brillo, contraste y ángulo de visión, aunque la resolución sea algo escasa y la densidad de píxeles sea algo baja (165 ppp), lo que hace que se vean claramente los puntos de los iconos y los textos. Por supuesto, está por encima de los móviles sencillos (los presmartphones) que usábamos hace algunos años, pero si lo pones al lado de las pantallas de alta densidad con tecnología IPS o Amoled que llevan ya los terminales de gama media, está también sensiblemente por debajo.

En la práctica

El manejo del ZTE Open es muy fácil. El sistema operativo Firefox OS es similar al iOS de Apple o a Android, con una fila inferior de iconos, al estilo del dock de iOS, pero que puedes deslizar para hacer que aparezcan más. El resto de la pantalla está también poblado de iconos como en iOS, y no hay widgets como en Android, pero sí tienes los iconos de la parte superior que indican el estado de la batería, las conexiones, etc. Al igual que en Android o iOS tienes una zona de notificaciones que se muestra deslizando desde arriba y que te da acceso también a los ajustes rápidos.

 

 

El sistema tiene además cosas interesantes: por ejemplo, pulsando y manteniendo en el fondo de la pantalla accedes a la personalización del fondo de ésta (algo que tiene App en su sistema para ordenadores, pero no en iOS). Para usar la multitarea, simplemente tienes que mantener pulsado el botón de home (que como hemos señalado es táctil) y aparecen las aplicaciones abiertas reducidas con un aspa desde la cual la s puedes cerrar. Otro aspecto interesante de Firefox OS es que puedes vincular un contacto a la información que tengas en tus redes sociales.

 

 

El teléfono funciona con una fluidez razonable, teniendo en cuenta que es un terminal económico, y la apertura de aplicaciones es más o menos rápida. No esperes ni de lejos el comportamiento y fluidez de un móvil de gama media o alta, pero no es tampoco algo irritante. Por otro lado, Firefox OS tiene algunos aspectos poco pulidos en su interfaz, como botones de encendido/apagado con aspecto similar a los de iOS o Android, pero no se usan deslizando sino pulsando y el teclado virtual es también menos efectivo que en otras plataformas (aunque esto es en parte por el escaso tamaño de pantalla y la escasa velocidad de respuesta).

Por otro lado, no parece tener ni siquiera un sistema para seleccionar textos o copiar y pegar, algo sin duda más importante. En cuanto a conectividad, en nuestras pruebas, todas las conexiones funcionaron correctamente, aunque en el caso del Bluetooth no conseguimos utilizar el móvil con dos marcas distintas de altavoces inalámbricos. Otro detalle interesante del sistema es que incluye la función de crear punto de acceso para compartir la conexión a Internet con tu portátil o tu tableta creando una red Wi-Fi.

Apps en tu móvil… y en el ordenador

Uno de los aspectos por los que los usuarios valoran una plataforma móvil es la disponibilidad de aplicaciones. En el caso de Firefox OS, como es comprensible, de momento la oferta es limitada y en esta tienda se habla de “miles de apps” en lugar de cientos de miles o del millón que hay para iOS o Android. Si quieres echar un vistazo, sólo tienes que conectarte a Firefox Marketplace y verás que aunque ya hay una amplia oferta (para ser una plataforma tan nueva), hay ausencias llamativas y no hay muchas aplicaciones “de alto nivel”. Por ejemplo, en el caso de las aplicaciones de mapas tienes el programa Here de Nokia y puedes instalar una app que da un acceso a Google Maps , o el navegador giro a giro Evernav, aunque este último es ciertamente inferior a los navegadores integrados en iOS o en Google Maps. En parte, el problema es la velocidad de respuesta, que podría mejorar seguramente en un hardware más potente.

 

 

Por otro lado, las apps de Firefox tienen una característica extra inesperada, y es que muchas de ellas puedes usarlas en el móvil o directamente en el ordenador, de manera que no solo duplican su utilidad sino que puedes probar un programa sin ni siquiera tener que instalarlo en el ordenador. Por desgracia, no esperes de momento una maravilla de apps con esta facultad, la mayoría son juegos sencillos creados en HTML 5, pero las posibilidades que abre son interesantes.

 

 

En lo que respecta a la conexión con el ordenador, puedes acceder a los contenidos de la tarjeta SD del smartphone como si fuese un disco USB con sólo activar esta opción en los ajustes y conectar el teléfono al ordenador con el cable suministrado. Así, el cargar música, vídeos o fotos o descargar estos contenidos desde el teléfono se lleva a cabo de forma manual, sin que haya una aplicación destinada a sincronizar contenidos.

 

Fotos, vídeo, sonido

El ZTE Open cuenta con una cámara posterior de 3,5 MP, sin flash LED, y con una calidad bastante mediocre. Puedes hacer fotos o grabar películas, pero en ambos casos se trata de una función casi testimonial. Las fotografías tienen una resolución de 2.048 x 1.536 píxeles, pero la calidad es algo baja y tienes poco detalle, y en el caso de los vídeos la cosa es todavía peor. En cualquier caso, en un móvil tan económico no podíamos esperar una cámara excepcional así que la del ZTE Open está dentro de lo razonable: al menos, si no tienes otra cámara a mano, es una alternativa “usable”.

 

 

Como reproductor musical el teléfono funciona perfectamente, y el sonido “al aire” es bueno, aunque como hemos mencionado no conseguimos conectar unos altavoces Bluetooth, y tienes también el extra de la radio FM, y como es habitual, para que esta funcione necesita tener conectados unos auriculares.

 

Conclusión

El ZTE Open es un terminal muy económico, y sus principales argumentos son que ofrece un montón de funcionalidades, en un sistema operativo abierto y listo para crecer, que funciona correctamente y que nos ha dejado con muy buen sabor de boca. Firefox OS tiene además ese atractivo de los sistemas de código abierto, aunque su público objetivo es precisamente personas que necesitan un smartphone económico y que no se paran a pensar si el sistema que lleva está basado en estándares abiertos, o ni siquiera en qué significa eso.

Si eres un usuario más avanzado o más entusiasta que quiere probar la plataforma de Mozilla, hacerlo en un móvil tan poco potente es algo decepcionante, sobre todo si estás acostumbrado ya un iPhone de última generación o un smartphone Android avanzado. De momento, no hemos podido comprobar qué aspecto y que respuesta tendrá el sistema en una pantalla de alta densidad y en un teléfono más potente, por lo que nos quedamos con una sensación de cierta frustración.

 

 

El sistema operativo en sí es una apuesta interesante, aunque necesita todavía madurar en cuanto a la respuesta, en algunos elementos de interfaz (copiar y pegar debería ser una prioridad), y sobre todo en la cantidad y variedad de aplicaciones disponibles. Es como si el sistema estuviese todavía tres años por detrás del resto de la industria, aunque nos han encantado algunos detalles como el que puedas usar las apps móviles en el escritorio.

 

 

En definitiva, con un precio que ronda los 50 euros, el ZTE Open es un smartphone genial si buscas un algo muy económico y quieres ir más allá de los teléfonos sencillos o feature phones. En él tienes todo lo que un usuario normal puede necesitar y una tienda en la que se espera empiece a crecer rápido el número de aplicaciones, aunque hay ausencias escandalosas. Así, aunque esté a años luz de los terminales de gama media o alta con los sistemas operativos dominantes, es una buena alternativa a los teléfonos sencillos “hechos para llamar y mandar mensajes”.

Sobre el autor de este artículo

Daniel de Blas

Periodista especializado con más de 18 años de experiencia en tecnología. He sido director de publicaciones como Macworld (dedicada al mundo Apple) o TechStyle (dedicada a electrónica de consumo).