Mobile

Sólo las tabletas baratas pueden imponerse al iPad

El iPad abrió el mercado de las tabletas con un dispositivo cuyo tamaño rondaba las 10 pulgadas. Esto ha marcado un estándar que algunos fabricantes quieren derribar. De momento los esfuerzos no han dado sus frutos pero el nuevo tablet de Amazon de 7 pulgadas, a sólo 175 euros, podría darle la vuelta a la situación.

El dilema del comprador de una tableta será todavía mayor cuando el mercado se llene de dispositivos de 7 pulgadas. Ahora ya los hay, aunque de momento no han tenido una gran acogida. Sin embargo el modelo que plantea Amazon, con un producto barato, de menor tamaño, podría atraer a parte de los consumidores indecisos.

El PlayBook de RIM, de 7 pulgadas

El modelo de tamaño estándar es el que instauró Apple. Aparte del iPad, las tabletas cercanas a las 10 pulgadas son las que más éxito han tenido. De hecho un estudio afirmaba que cuanto más se parecieran sus rivales al tablet estrella más triunfarían entre los usuarios.

El primer intento que se hizo de lanzar una tableta de menor tamaño que el iPad llegó de parte del fabricante de ordenadores Dell. Su producto era el Streak, tenía 5 pulgadas tamaño y fracasó en los mercados. Después han llegado otros modelos algo mayores, como el PlayBook de RIM, productor de BlackBerry, de 7 pulgadas. Tampoco éste ha tenido la acogida esperada y de hecho RIM se está planteando hacer de 10 pulgadas la segunda versión.

Para qué se usa una tableta

Al contrario que los smartphones, las tabletas son un dispositivo nuevo. Los primeros vienen de una mejora (muy destacable, eso sí) realizada en los teléfonos, mientras que las segundas son una especie de híbrido entre aquellos y un ordenador portátil.

Los tablets comenzaron su andadura con el iPad y a partir de ahí han surgido multitud de productos con una funcionalidad parecida. Pero, ¿para qué necesitamos las tabletas? Y aun no siendo una necesidad imperiosa, ¿para qué se usan?

Una encuesta de marzo de 2011, elaborada por AdMob (propiedad de Google), señala que un 84% de los usuarios del iPad lo utilizan para jugar. Las siguientes tareas más populares son buscar información (el 78%) y uso del correo electrónico (el 74%).

Otro estudio, realizado por Staples Advantage, indica, en cambio, que el 40% de los usuarios compraron una tableta para comunicarse con clientes y compañeros de trabajo. Por tanto los motivos laborales no se pueden dejar de lado.

Por un lado el juego es un elemento importante, pero aparte hay otras funciones para las que se utilizan mucho las tabletas, como navegar o el email. Por tanto será difícil que un usuario busque un dispositivo exclusivamente para jugar. Esto no deja en buen lugar al tablet S2 de Sony, que parte en dos la pantalla, al estilo de una consola PSP convertible en tablet.

El iPad 2. El producto de Apple tiene las de ganar en el mercado

Una de las principales ventajas que tienen los tablets pequeños es su facilidad para llevarlos encima. Esto es positivo para potenciar la movilidad en el trabajo. Pero también se puede pensar que de las diferencias de tamaño con un smartphone no son significativas y éste se podría utilizar casi para los mismos fines que una tableta de 7 pulgadas.

El precio es la clave

Uno de los factores diferenciales podría estar en el precio. Si los usuarios quieren tabletas con el mayor parecido posible con el iPad es porque el resto de competidores no les ofrecen nada realmente nuevo. Aunque algunos prefieran el sistema operativo Android (hay que reconocer que Apple sigue teniendo aquí ventaja por su mayor número de aplicaciones), esto puede no ser motivo suficiente.

A la hora de adquirir un producto los dos puntos básicos que evalúa un consumidor son calidad y precio. Respecto al primer factor, al iPad se le presupone el máximo. Sin embargo, muchos competidores han tratado de igualar sus características, haciendo lo propio con el coste.

La calidad que le achaca un consumidor al iPad casi nunca va a ser menor que la que ve en otro rival. Por tanto, si no hay una diferencia de precio significativa es posible que acabe decidiéndose por el producto de Apple.

Un ejemplo de la importancia del precio es lo que pasó con el TouchPad de HP. Cuando la compañía anunció que dejaría de fabricar su tablet, las tiendas bajaron los precios a 149 dólares el de 32GB y 99 dólares el de 16GB. La respuesta por parte de los consumidores fue inmediata. Se agotaron las existencias en poco tiempo. Ello a pesar de que la compañía previsiblemente no lanzará actualizaciones del sistema operativo WebOS, que además tampoco dispone de muchas aplicaciones.

Todavía no ha habido una marca de prestigio reconocido que fabrique tabletas de bajo coste, pero el mercado podría dar un vuelco con el tablet de Amazon. Sus 7 pulgadas se diferencian del iPad, pero para evitar el fracaso del PlayBook u otros dispositivos, el precio será de 250 dólares (175 euros). Esta cifra representa la mitad de lo que cuesta el producto de Apple.

Otras tabletas también están tratando de abrir una brecha en el mercado lanzando dispositivos más pequeños. Samsung ha presentado un tablet de 7,7 pulgadas y otro de 5,3. Por lo que se sabe hasta ahora no parece que la compañía vaya a poner un precio low cost a sus nuevos productos.

A Sony también se le ha criticado por haber puesto un precio demasiado alto a sus nuevas tabletas S1 y S2. “A pesar de la marca y el diseño diferente, con su precio tan cerca del iPad, será un reto para Sony”, señaló la analista de Gartner Caronlina Milanesi. “Los consumidores quieren tabletas, pero no están preparados para pagar la misma cantidad que han pagado por un iPad por algo que no es un iPad”, concluyó.

Según los analistas, los tablets S1 y S2 de Sony tienen precios muy altos

Sobre el autor de este artículo

Pablo G. Bejerano