Mobile

Una tableta cambia los hábitos de sus usuarios

tableta Un estudio llevado a cabo por la firma analista Forrester refleja el cambio de hábitos que experimentan los usuarios de tabletas. Un 35% de los encuestados utiliza menos el portátil y un 30% también deja más de lado su ordenador de sobremesa; también se usa en menor medida el reproductor MP3. La excepción es la televisión, ya que un 12% afirman que la ven con más asiduidad.

La consultora Forrester ha realizado una serie de encuestas a usuarios de tabletas para examinar cómo ha cambiado su comportamiento desde que adquirieron el dispositivo. El resultado es que porcentajes significativos de ellos utilizan menos otros aparatos tecnológicos.

El portátil y el ordenador de sobremesa se usan menos por un 35% y un 30% de los usuarios de tabletas respectivamente. Además, un 20% de los encuestados utiliza con menor frecuencia su reproductor MP3 y a un 14% le ocurre lo mismo con su móvil. La videoconsola es otro de los dispositivos que también sufre una caída en el uso; un 11% la presta menor atención, igual que otro 10% que hace lo propio con su lector de ebooks.

Pero estos no son los únicos medios que el usuario deja de lado al adquirir una tableta. También lee menos libros en papel (un 32% de los encuestados), menos revistas impresas (un 26%) y menos periódicos en formato tradicional (un 25%), tal y como recoge Mashable.

La tableta unida a la televisión

Sin embargo, un dato que se lleva anticipando en otros estudios y que aparece reflejado en este de Forrester es la compatibilización entre las tabletas y la televisión. Un 12% de los encuestados está más tiempo delante del televisor que antes.

Esto se debe a que el encuestado ocupa el tiempo viendo la televisión y a la vez usa su tableta. En el blog de Forrester se señala que un 85% de los propietarios de una tableta la utiliza mientras está delante del televisor. Otro estudio de Nielsen apuntaba que el 30% del uso que se le da a estos dispositivos se hace viendo la tele.

Sobre el autor de este artículo

Pablo G. Bejerano