¿Son realmente peligrosos los dispositivos en los aviones?

Hace un par de semanas surgió la noticia del visto bueno de la F.A.A. (Administración Federal de la Aviación en sus siglas en Inglés) de Estados Unidos para el uso del iPad en las cabinas de los aviones en todas las fases del vuelo, incluyendo el despegue y el aterrizaje, decisión que ha levantado dudas acerca de la prohibición para los pasajeros.

Hoy en día viajar en avión es una actividad rutinaria para miles de personas en todo el mundo, todos sabemos de memoria que hay dos puertas de emergencia adelante, dos en medio y dos atrás, que en caso de despresurización de la cabina caerán mascarillas del techo y que los aparatos electrónicos deben apagarse durante el despegue y el aterrizaje.

Evidentemente la seguridad aérea es muy importante y si nos dicen que apaguemos los iPods y los ordenadores porque pueden interferir con el buen funcionamiento de los aparatos de navegación, los apagamos. Pero el hecho de que los pilotos puedan utilizar tablets, y que incluso los vayan a utilizar como sustituto a las cartas de navegación tradicionales, pone en cuestión los motivos de prohibición de dispositivos eléctricos durante el despegue y aterrizaje.

Nick Bilton del blog especializado en tecnología del New York Times, Bits, ha realizado una serie de consultas a EMT Labs, CSI Telecommunications, Boeing y a la propia F.A.A. obteniendo respuestas contradictorias.

El motivo de las prohibiciones son las emisiones eléctricas que produce cualquier dispositivo, y aunque hay consenso en el hecho de que las emisiones de un aparato electrónico de uso personal (tablets, iPods, ereaders, etc.) son tan bajas que son incapaces de generar ninguna interferencia, según la F.A.A. los problemas vienen cuando se usan 100 o 200 dispositivos al mismo tiempo. Los expertos consultados por Bilton no están de acuerdo y aseguran que dos dispositivos no emiten el doble que uno, y que incluso las emisiones se reducen a medida que aumentan los aparatos funcionando en un espacio cercano.

La realidad es que normalmente no significa un gran problema esperar 20 minutos para volver a encender el tablet u ordenador y continuar trabajando, leyendo, etc., pero en un mundo en el que los dispositivos móviles se están convirtiendo en una herramienta fundamental, llama la atención que justamente en los aviones, cuyo uso continuo y masificado es un fiel reflejo de nuestros tiempos, se tenga una precaución tan, aparentemente, exagerada.

En el caso de las capacidades celulares de los móviles y tablets, la posibilidad de que las señales interfieran en las comunicaciones del avión es menos cuestionada, sin embargo el hecho de que la Comisión Europea haya permitido su uso en todos los vuelos europeos, dejando la decisión a las compañías aéreas, refuerza las posiciones que critican estas medidas de seguridad.

Imagen Iberia

Contenidos Relacionados

Top