Mobile

Solo el 5% de los consumidores españoles han pagado en establecimientos vía móvil

EEUU y Reino Unido utilizan apps como Angry Birds para espiar a los ciudadanos
Escrito por Iván Durán

Un estudio realizado por Bain & Company refleja el porcentaje de consumidores que están dispuestos a realizar pagos a través del móvil en España, Europa y EE.UU

Un estudio realizado por Bain & Company, llamado “The Consumer View of Mobile Payments”, realizado entre más de 25.000 consumidores de Europa y EE UU para analizar la situación actual del pago vía móvil, asevera que aunque más de un 70% de los consumidores españoles son conscientes de las oportunidades que ofrece el abono de productos y servicios a través de los móviles, solamente un 5% admite haber utilizado esta modalidad en algún establecimiento; no obstante, el  27% reconoció estar dispuesto a hacerlo en un futuro.

En el resto de países encuestados -EE.UU, Reino Unido, Francia y Alemania- las cifras son algo más bajas, ya que solamente alrededor de la mitad de los consumidores son conscientes de las opciones de pago móvil y un 25% de ellos están dispuestos a utilizarlos. De todos los ellos, únicamente entre el 3% y el 7% han utilizado su dispositivo para realizar pagos en tiendas.

Desde Bain & Company afirman que hay datos que indican que el crecimiento del pago vía móvil será exponencial, por ejemplo, el aumento en el uso de la banca móvil en los últimos años. La tasa de crecimiento anual de este tipo de servicios financieros vía móvil ha sido de un 59% en los primeros cuatro años, más elevado que el 35% del crecimiento que tuvo la banca online en sus primeros cuatro años.

10 tendencias móviles para 2014: wearables, HTML5, EMM, LTE y mucho más

Preocupaciones de los consumidores

“Hace mucho tiempo que es posible pagar a través del móvil, pero este medio de pago todavía no convence a muchos consumidores”, dice Stephen Bertrand, socio de Bain & Company, responsable del área de tecnología de EMEA y principal autor de este estudio.

Muchas de las preocupaciones que rondan alrededor de los pagos a través del móvil tienen que ver con la seguridad de sus datos y la posibles violaciones de su privacidad. De hecho, un 40% de los encuestados no están dispuestos a adoptarlos porque no consideran la necesidad de cambiar su forma de pago.

La clave para mejorar la imagen de los pagos móviles es convencer a los consumidores del valor de su uso, que radica en procesos de compra más rápidos, descuentos y/o promociones, acceso a saldos en tiempo real y ofertas de marketing basadas en la localización.

“Este estudio muestra que existen sustanciales ventajas y beneficios para aquellos bancos, comercios minoristas y otros proveedores de monederos electrónicos que sepan aportar propuestas de valor hechas a medida para el cada vez mayor número de clientes dispuestos a hacer compras a través de sus dispositivos móviles”, añade Bertrand.

Otra de las claves, si los bancos, comercios minoristas y proveedores de soluciones de pago alternativo quieren aumentar su cuota de mercado, está en proporcionar ofertas a medida de los consumidores según las necesidades de cada uno. “Una solución de pago a través del móvil necesita empezar por definir la proposición adecuada para cada segmento objetivo, ya que es poco probable que pueda satisfacer a todos los segmentos”.

Para ello Bain ha identificado y clasificado los tipos de consumidores en “paranoico y “no compradores”, aquellos que más se preocupan por la seguridad; “Compradores one-stop” y “Compradores impulsivos”, que son los que más valoran la convivencia; y “compradores por hobby”, “cazadores de premios” y “tecnófilos”, que son los que más valoran la lealtad, la oferta y la experiencia.

Stephen Bertrand también comenta: “Los consumidores están informándonos de su disposición a cambiar la forma en que realizan sus pagos. Ahora depende de los proveedores de soluciones de pago por dispositivos móviles de aportar las soluciones que liberen el esperado potencial del pago a través del móvil”.

Sobre el autor de este artículo

Iván Durán

Nacido en Madrid allá por el 1992. Periodista formado en la Universidad Rey Juan Carlos de Fuenlabrada. Aprendiendo a redactar y especializándome en contenidos tecnológicos en TICbeat